CAPÍTULO 20

El Señor revela sus propósitos a Israel—Israel ha sido escogido en el horno de la aflicción y ha de salir de Babilonia—Compárese con Isaías 48. Aproximadamente 588—570 a.C.

  Escuchad y oíd esto, oh casa de Jacob, que os llamáis del nombre de Israel, y habéis salido de las aguas de Judá, o sea, de las aguas del abautismo, los que juráis por el nombre del Señor y hacéis mención del Dios de Israel, mas no juráis ni en verdad ni en rectitud.

  Y no obstante que de la ciudad asanta os hacéis nombrar, no os bapoyáis en el Dios de Israel, que es el Señor de los Ejércitos. Sí, el Señor de los Ejércitos es su nombre.

  He aquí, yo he declarado las cosas aanteriores desde el principio; y salieron de mi boca, y las mostré. De improviso las mostré.

  Y lo hice porque sabía que aeres obstinado, y nervio de hierro es tu cerviz, y tu frente de bronce;

  y te las he declarado aun desde el principio; antes que sucedieran te las manifesté; y las manifesté por temor de que dijeses: Mi aídolo las hizo; mis imágenes de escultura y de fundición mandaron estas cosas.

  Lo viste y lo oíste todo; y ¿no queréis anunciarlo? Y que desde entonces te he mostrado cosas nuevas, sí, cosas ocultas que no sabías.

  Ahora son creadas, y no desde el principio, ni aun antes del día en que las oíste te fueron declaradas, para que no dijeras: He aquí, yo las sabía.

  Sí, y tú no oíste ni supiste; sí, no se abrió desde entonces tu oído; pues sabía yo que serías muy desleal, y fuiste llamado atransgresor desde el vientre.

  No obstante, por causa de mi anombre diferiré mi ira, y para alabanza mía me contendré para no talarte.

 10  He aquí, te he purificado; te he escogido en el horno de la aaflicción.

 11  Por mí, sí, por mi propia causa, lo haré, para que no sea amancillado mi anombre; y mi honra bno la daré a otro.

 12  Óyeme, Jacob, y tú, Israel, a quien llamé; pues yo mismo soy; yo el aprimero, yo el bpostrero también.

 13  Mi mano afundó también la tierra, y mi diestra extendió los cielos; los llamo, y se presentan juntamente.

 14  Juntaos todos vosotros y oíd: ¿Quién entre ellos les ha anunciado estas cosas? El Señor lo amó; sí, y acumplirá su palabra que por ellos ha declarado, y ejecutará su voluntad en bBabilonia, y su brazo caerá sobre los caldeos.

 15  También dice el Señor: Yo, el Señor, he hablado; sí, lo llamé a declarar, y lo traje; y él hará próspero su camino.

 16  Allegaos a mí; no he hablado en asecreto; desde el principio, desde el momento en que se declaró, yo he hablado; y el Señor Dios me ha enviado, y su Espíritu.

 17  Y así dice el Señor, aRedentor tuyo, el Santo de Israel: Yo lo he enviado; el Señor tu Dios que te enseña provechosamente, que te bguía por la vía por la que debes andar, él lo ha hecho.

 18  Oh, si hubieras escuchado mis amandamientos: habría sido entonces tu paz como un río, y tu rectitud cual las ondas del mar;

 19  y como la arena tu adescendencia, y los renuevos de tus entrañas como los granitos de ella; su nombre no habría sido cortado, ni raído de mi presencia.

 20  aSalid de Babilonia, huid de entre los caldeos: declarad con voz de cantos; publicadlo, llevadlo hasta lo postrero de la tierra; decid: Redimió el Señor a Jacob, su bsiervo.

 21  Y no tuvieron ased; los llevó por los desiertos; les hizo brotar aguas de la broca; hendió la peña, y salieron las aguas.

 22  Y a pesar de haber hecho todo esto, y más, no hay apaz para los inicuos, dice el Señor.