CAPÍTULO 2

Jesús dio a los doce discípulos nefitas poder para conferir el don del Espíritu Santo. Aproximadamente 401—421 d.C.

  Las palabras de Cristo, las cuales habló a sus adiscípulos, los doce que había escogido, al imponerles las manos.

  Y los llamó por su nombre, diciendo: Pediréis al Padre en mi nombre, con poderosa oración; y después que hayáis hecho esto, tendréis apoder para que a aquel a quien impongáis las bmanos, cle confiráis el Espíritu Santo; y en mi nombre lo conferiréis, porque así lo hacen mis apóstoles.

  Y Cristo les habló estas palabras al tiempo de su primera aparición; y la multitud no las oyó, mas los discípulos sí las oyeron; y sobre todos aquellos a los que aimpusieron las manos, descendió el Espíritu Santo.