SECCIÓN 100

Revelación dada a José Smith el Profeta y a Sidney Rigdon en Perrysburg, Nueva York, el 12 de octubre de 1833 ( History of the Church , 1:416, 419–421). Estos dos hermanos, habiéndose alejado de sus familias durante varios días, sintieron alguna inquietud en cuanto a ellas.

1–4, José y Sidney han de predicar el evangelio para la salvación de almas; 5–8, Les será dado en la hora precisa lo que deban decir; 9–12, Sidney ha de ser el portavoz y José será un revelador, y potente en testimonio; 13–17, El Señor levantará a un pueblo puro, y los obedientes serán salvos.

  De cierto, así os dice el Señor a vosotros, mis amigos aSidney y bJosé, vuestras familias están bien; están en mis manos y haré con ellas como me parezca bien, porque en mí se halla todo poder.

  Por tanto, seguidme y escuchad los consejos que os daré.

  He aquí, tengo mucha gente en este lugar, en las regiones inmediatas; y se abrirá una puerta eficaz en las regiones circunvecinas en estas tierras del Este.

  Por consiguiente, yo, el Señor, os he permitido venir a este lugar; pues así me era conveniente para la asalvación de almas.

  Por tanto, de cierto os digo, alzad vuestra voz a este pueblo; aexpresad los pensamientos que pondré en vuestro corazón, y no seréis confundidos delante de los hombres;

  porque os será adado en la hora, sí, en el momento preciso, lo que habéis de decir.

  Mas os doy el mandamiento de que cualquier cosa que adeclaréis en mi nombre se declare con solemnidad de corazón, con el espíritu de bmansedumbre, en todas las cosas.

  Y os prometo que si hacéis esto, se derramará el aEspíritu Santo para testificar de todas las cosas que habléis.

  Y me es prudente que tú, mi siervo Sidney, seas aportavoz para este pueblo; sí, en verdad, te ordenaré para este llamamiento, sí, de ser portavoz de mi siervo José.

 10  A él lo facultaré para ser potente en atestimonio;

 11  y a ti te facultaré para ser apotente en explicar todas las Escrituras, a fin de que seas su portavoz; y él será para ti un brevelador, para que sepas la certeza de todas las cosas pertenecientes a mi reino sobre la tierra.

 12  Continuad, pues, vuestro viaje, y regocíjense vuestros corazones, porque he aquí, estoy con vosotros hasta el fin.

 13  Y ahora os doy una palabra concerniente a aSión. Aunque sea afligida por un corto tiempo, Sión será bredimida.

 14  Vuestros hermanos, mis siervos aOrson Hyde y John Gould, están en mis manos; y si guardan mis mandamientos, se salvarán.

 15  Por tanto, consuélense vuestros corazones, porque atodas las cosas obrarán juntamente para el bien de los que andan en rectitud, así como para la santificación de la iglesia.

 16  Porque levantaré para mí un pueblo apuro que me servirá en rectitud.

 17  Y todos los que ainvoquen el nombre del Señor y guarden sus mandamientos, serán salvos. Así sea. Amén.