SECCIÓN 105

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta a orillas del río Fishing, Misuri, el 22 de junio de 1834 ( History of the Church , 2:108–111). Había aumentado la violencia del populacho en contra de los santos que se habían establecido en Misuri; y grupos organizados, reunidos de varios condados, habían manifestado su intención de aniquilar a la gente. El Profeta, procedente de Kirtland, había llegado a la cabeza del grupo llamado el Campo de Sión, con ropa y provisiones. El Profeta recibió esta revelación mientras el grupo se hallaba acampado a orillas del río Fishing.

1–5, Sión se edificará de acuerdo con la ley celestial; 6–13, La redención de Sión se posterga un corto tiempo; 14–19, El Señor peleará las batallas de Sión; 20–26, Al congregarse, los santos deben ser prudentes y no deben jactarse de las obras poderosas; 27–30, Deben comprarse terrenos en el Condado de Jackson y en los contiguos; 31–34, Los élderes han de recibir una investidura en la casa del Señor que se encuentra en Kirtland; 35–37, Los santos que sean llamados y también escogidos serán santificados; 38–41, Los santos izarán un pendón de paz al mundo.

  De cierto os digo a vosotros que os habéis congregado para saber mi voluntad en cuanto a la aredención de mi pueblo afligido:

  He aquí, os digo que si no fuera por las atransgresiones de mi pueblo, en lo que a la iglesia respecta, y no a individuos, bien habrían sido redimidos ya.

  Pero he aquí, no han aprendido a ser obedientes en las cosas que requerí de sus manos, sino que están llenos de toda clase de iniquidad, y no adan de sus bienes a los pobres ni a los afligidos entre ellos, como corresponde a los santos;

  ni están aunidos conforme a la unión que requiere la ley del reino celestial;

  y no se puede edificar a aSión bsino de acuerdo con los principios de la cley del reino celestial; de otra manera, no la puedo recibir.

  Y es necesario que mi pueblo sea adisciplinado hasta que aprenda la bobediencia, si es menester, por las cosas que padece.

  No hablo de aquellos que son designados para guiar a mi pueblo, los cuales son los aprimeros élderes de mi iglesia, porque no todos ellos están bajo esta condenación;

  sino hablo de mis iglesias fuera de aquí. Hay muchos que dirán: ¿Dónde está su Dios? He aquí, los librará en la hora de dificultad, de lo contrario, no subiremos a Sión y retendremos nuestro dinero.

  Por tanto, a causa de las atransgresiones de mi pueblo, me conviene que mis élderes esperen un corto tiempo la redención de Sión;

 10  para que ellos mismos se preparen, y mi pueblo sea instruido con mayor perfección, y adquiera experiencia, y sepa más cabalmente lo concerniente a su adeber y a las cosas que de sus manos requiero;

 11  y esto no puede llevarse a cabo sino hasta que mis aélderes sean binvestidos con poder de lo alto.

 12  Pues he aquí, he preparado una magna investidura y bendición que aderramaré sobre ellos, si son fieles y siguen siendo humildes delante de mí.

 13  De modo que me conviene que mis élderes esperen un corto tiempo la redención de Sión.

 14  Porque he aquí, no exijo de sus manos que peleen las batallas de Sión, pues como dije en un mandamiento anterior —y así cumpliré— yo apelearé vuestras batallas.

 15  He aquí, yo he enviado al adestructor para deshacer y asolar a mis enemigos; y de aquí a muy pocos años no quedarán para profanar mi heredad, ni para bblasfemar mi nombre en las tierras que he cconsagrado para el recogimiento de mis santos.

 16  He aquí, he mandado a mi siervo José Smith, hijo, decir a la afuerza de mi casa, sí, mis guerreros, mis jóvenes y los de edad madura, que se junten para redimir a mi pueblo, volcar las torres de mis enemigos y esparcir a sus batalayas;

 17  mas la fuerza de mi casa no ha escuchado mis palabras.

 18  Pero ya que hay algunos que han atendido a mis palabras, he preparado una bendición e ainvestidura para ellos, si continúan fieles.

 19  He oído sus oraciones y aceptaré su ofrenda; y me es menester traerlos hasta este punto para poner a prueba su afe.

 20  Ahora de cierto os digo, un mandamiento os doy: De los que han venido hasta acá, quédense en estas regiones cuantos puedan hacerlo;

 21  y aquellos que no puedan quedarse, que tengan familia en el Este, quédense por una corta temporada conforme a lo que les indique mi siervo José;

 22  porque yo lo aconsejaré en cuanto a este asunto, y todas las cosas que él les declare serán cumplidas.

 23  Sea muy fiel, devoto en sus oraciones y humilde ante mí todo mi pueblo que mora en las regiones contiguas, y no dé a conocer las cosas que le he revelado, hasta que yo juzgue prudente que sean reveladas.

 24  No habléis de juicios ni os ajactéis de vuestra fe y obras poderosas, sino congregaos cuidadosamente, cuantos podáis, en una región, según el sentimiento del pueblo lo permita;

 25  y he aquí, os daré favor y gracia ante los ojos de los del pueblo, a fin de que gocéis de apaz y seguridad mientras les decís: Juzgad y hacednos justicia conforme a la ley, y recompensadnos por nuestros ultrajes.

 26  He aquí, os digo, mis amigos, de esta manera hallaréis gracia ante los ojos del pueblo, hasta que el aejército de Israel llegue a ser muy grande.

 27  Y ablandaré el corazón del pueblo, de cuando en cuando, como ablandé el corazón de aFaraón, hasta que mi siervo José Smith, hijo, y mis élderes, a quienes he nombrado, tengan tiempo para reunir la fuerza de mi casa,

 28  y para enviar ahombres sabios a cumplir lo que he mandado concerniente a la bcompra de todos los terrenos que se puedan adquirir en el Condado de Jackson, así como en los contiguos.

 29  Porque es mi voluntad que se compren estos terrenos y, ya adquiridos, que mis santos los posean de acuerdo con las leyes de aconsagración que he dado.

 30  Y después que se compren estos terrenos, no tendré por culpables a los aejércitos de Israel si toman posesión de sus propios terrenos que previamente compraron con su dinero, si derriban las torres de mis enemigos que estén sobre ellos, y esparcen a sus atalayas, y me bvengan de mis enemigos hasta la tercera y la cuarta generación de los que me odian.

 31  Pero primero hágase mi ejército muy numeroso, y asantifíquese delante de mí, para que llegue a ser resplandeciente como el sol, claro como la bluna y sean sus pendones imponentes a los ojos de todas las naciones;

 32  para que los reinos de este mundo se vean constreñidos a reconocer que el reino de Sión es de hecho el areino de nuestro Dios y su Cristo; bsujetémonos, pues, a sus leyes.

 33  De cierto os digo, me es oportuno que los primeros élderes de mi iglesia reciban su ainvestidura de lo alto en mi casa, la cual he mandado edificar a mi nombre en la tierra de Kirtland;

 34  y que los mandamientos que he dado en cuanto a Sión y su aley se ejecuten y se cumplan después de su redención.

 35  Hubo un día para allamar, pero ha llegado la hora de que haya un día para escoger; y escójase a los que son bdignos.

 36  Y le será manifestado a mi siervo, por la voz del Espíritu, quiénes son los aescogidos; y serán bsantificados;

 37  y si obedecen el aconsejo que reciben, tendrán el poder de hacer todas las cosas que atañen a Sión, después de muchos días.

 38  De nuevo os digo, proponed la paz, no sólo a la gente que os ha afligido, sino a todos;

 39  e izad un apendón de bpaz, y proclamad la paz hasta los extremos de la tierra.

 40  Proponed la paz a los que os han afligido, conforme a la voz del Espíritu que esté en vosotros, y atodas las cosas obrarán juntamente para vuestro bienestar.

 41  Por tanto, sed fieles; y he aquí, mirad, estoy acon vosotros hasta el fin. Así sea. Amén.