Sección 108

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, el 26 de diciembre de 1835. Se recibió esta sección a solicitud de Lyman Sherman, previamente ordenado setenta, quien había acudido al Profeta para solicitar una revelación que le hiciera saber su deber.

1–3, A Lyman Sherman se le perdonan sus pecados; 4–5, Ha de ser contado entre los principales élderes de la Iglesia; 6–8, Es llamado a predicar el Evangelio y a fortalecer a sus hermanos.

 De cierto, así te dice el Señor, mi siervo Lyman: Te son perdonados tus pecados, porque has obedecido mi voz al venir aquí esta mañana para recibir consejo del que yo he nombrado.

 aRepose, por tanto, tu alma en cuanto a tu condición espiritual, y no resistas más mi voz.

 Levántate y ten más cuidado desde ahora en adelante, de observar los votos que has hecho y que haces, y serás bendecido con bendiciones sumamente grandes.

 Espera con paciencia hasta que se convoque la aasamblea solemne de mis siervos; entonces serás recordado con los primeros de mis élderes y recibirás el derecho, por medio de la ordenación, con el resto de mis élderes que he escogido.

 He aquí, esta es la apromesa del Padre para ti, si continúas fiel;

 y te será cumplida el día en que tengas el derecho de apredicar mi evangelio, dondequiera que te mande, desde entonces en adelante.

 Por tanto, afortalece a tus hermanos en todas tus conversaciones, en todas tus oraciones, en todas tus exhortaciones y en todos tus hechos.

 Y he aquí, estoy contigo para bendecirte y alibrarte para siempre. Amén.