SECCIÓN 30

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta a David Whitmer, a Peter Whitmer, hijo, y a John Whitmer en Fayette, Nueva York, en septiembre de 1830, tras la conferencia de tres días que se realizó en Fayette, pero antes de la partida de los élderes de la Iglesia ( History of the Church , 1:115–116). El contenido de esta sección se publicó originalmente como tres revelaciones; el Profeta lo combinó en una sola sección para la edición de 1835 de Doctrina y Convenios.

1–4, Se reprende a David Whitmer por no haber servido diligentemente; 5–8, Peter Whitmer, hijo, ha de acompañar a Oliver Cowdery en una misión a los lamanitas; 9–11, John Whitmer es llamado a predicar el evangelio.

  He aquí, aDavid, te digo que has btemido al hombre, y no has cconfiado en que yo te fortalecería, como debiste haberlo hecho,

  sino que tus pensamientos han estado en las cosas de la atierra más que en las que son de mí, tu Creador, y en el ministerio al cual has sido llamado; y no has prestado atención a mi Espíritu, ni a los que han sido nombrados sobre ti, sino que te han persuadido aquellos a quienes no he mandado.

  Por tanto, quedas a solas para consultarme por ti mismo, y areflexionar sobre las cosas que has recibido.

  Y tu hogar será la casa de tu padre hasta que te dé otros mandamientos. Y te dedicarás al aministerio en la iglesia, y ante el mundo, y en las regiones circunvecinas. Amén.

  He aquí, aPeter, te digo que emprenderás tu bviaje con tu hermano Oliver; porque ha llegado la chora en que me es prudente que abras tu boca para declarar mi evangelio; por tanto, no temas, sino da oído a las palabras y al dconsejo que te dé tu hermano.

  Y padece con él en todas sus aflicciones, elevando tu corazón hacia mí continuamente en oración y fe, para la liberación de él y la tuya; porque le he dado poder para edificar mi aiglesia entre los blamanitas.

  Y a nadie he nombrado consejero asobre él en la iglesia, concerniente a los asuntos de ella, sino a su hermano, José Smith, hijo.

  Por tanto, presta atención a estas cosas y sé diligente en guardar mis mandamientos, y serás bendecido para vida eterna. Amén.

  He aquí, mi siervo John, te digo que desde ahora en adelante empezarás a aproclamar mi evangelio como con la bvoz de trompeta.

 10  Y tu obra será donde vive tu hermano Philip Burroughs y en la región circunvecina, sí, dondequiera que te oigan, hasta que te mande ir a otra parte.

 11  Y toda tu obra será en Sión, con toda tu alma, desde ahora en adelante; sí, siempre abrirás tu boca por mi causa, no atemiendo lo que pueda hacer el bhombre, porque yo estoy ccontigo. Amén.