SECCIÓN 41

Revelación dada a la Iglesia por medio de José Smith el Profeta, en Kirtland, Ohio, el 4 de febrero de 1831 ( History of the Church , 1:146–147). En esos días, la rama de la Iglesia que funcionaba en Kirtland iba aumentando rápidamente en número. Como prefacio de esta revelación, el Profeta escribió: “Los miembros...se esforzaban por obedecer la voluntad de Dios, hasta donde la conocían, aunque se habían introducido entre ellos algunos conceptos raros y espíritus falsos...[y] el Señor comunicó a la Iglesia lo siguiente” ( History of the Church , 1:146).

1–3, Los élderes gobernarán la Iglesia por el espíritu de revelación; 4–6, Los discípulos verdaderos recibirán y obedecerán la ley del Señor; 7–12, Edward Partridge es nombrado obispo de la Iglesia.

  Escuchad y dad oído, oh pueblo mío, dice el Señor y vuestro Dios, vosotros que me oís, y a quienes me deleito en abendecir con la mayor de todas las bendiciones; y a vosotros que habéis bprofesado mi nombre y no me oís, os cmaldeciré con las más graves de todas las maldiciones.

  Escuchad, oh élderes de mi iglesia a quienes he llamado; he aquí, os doy el mandamiento de congregaros para que os pongáis de aacuerdo en cuanto a mi palabra;

  y por vuestra oración de fe recibiréis mi aley para que sepáis cómo gobernar mi iglesia y poner todas las cosas en orden delante de mí.

  Y cuando avenga seré vuestro bgobernante; y he aquí, vengo pronto, y cuidaréis de que se guarde mi ley.

  El que arecibe mi ley y la bguarda, tal es mi discípulo; y el que dice que recibe mi ley y no la guarda, no es mi discípulo, y será cexpulsado de entre vosotros;

  porque no es propio que las cosas que pertenecen a los hijos del reino sean dadas a aquellos que no son dignos, ni a los aperros, ni que se echen las bperlas delante de los cerdos.

  Y además, conviene que se le edifique a mi siervo José Smith, hijo, una acasa en donde vivir y btraducir.

  Asimismo, conviene que mi siervo Sidney Rigdon viva como mejor le parezca, si es que guarda mis mandamientos.

  Y además, he llamado a mi siervo aEdward Partridge; y doy el mandamiento de que sea nombrado por la voz de la iglesia y que sea ordenado bobispo de la iglesia, y que deje su comercio para cdedicar todo su tiempo al servicio de la iglesia;

 10  para encargarse de todas las cosas que en mis leyes se le designaren, el día en que yo las dé.

 11  Y esto porque su corazón es puro delante de mí, porque es semejante a aNatanael de la antigüedad, en quien no hay bengaño.

 12  Se os dan estas palabras y son puras ante mí; por tanto, tened cuidado de cómo las consideráis, porque vuestras almas responderán por ellas en el día del juicio. Así sea. Amén.