SECCIÓN 50

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, en mayo de 1831 ( History of the Church , 1:170–173). El Profeta declara que algunos de los élderes no entendían las manifestaciones de los diferentes espíritus que andan por la tierra y que se dio esta revelación en respuesta a su pregunta especial sobre el asunto. Los así llamados fenómenos espirituales no eran raros entre los miembros, algunos de los cuales afirmaban estar recibiendo visiones y revelaciones.

1–5, Hay muchos espíritus falsos que andan por la tierra; 6–9, Ay de los hipócritas y de aquellos que son separados de la Iglesia; 10–14, Los élderes deben predicar el evangelio por el Espíritu; 15–22, Es preciso que tanto los predicadores como los oyentes sean iluminados por el Espíritu; 23–25, Lo que no edifica no es de Dios; 26–28, Los fieles son poseedores de todas las cosas; 29–36, Las oraciones de los que son purificados son contestadas; 37–46, Cristo es el Buen Pastor y la Roca de Israel.

  Escuchad, oh élderes de mi iglesia, y dad oído a la voz del Dios viviente; y prestad atención a las palabras de sabiduría que os serán dadas, según lo que habéis preguntado y acordado, en relación con la iglesia y los espíritus que andan por la tierra.

  He aquí, de cierto os digo, que hay muchos espíritus que son afalsos, los cuales se han esparcido por la tierra, engañando al mundo.

  Y también aSatanás ha intentado engañaros, para destruiros.

  He aquí, yo, el Señor, os he observado, y he visto abominaciones en la iglesia que aprofesa mi nombre.

  Pero benditos son aquellos que son fieles y aperseveran, sea en vida o muerte, porque heredarán la vida eterna.

  Pero ¡ay de los que son aengañadores e hipócritas! Porque, así dice el Señor, los traeré a juicio.

  He aquí, de cierto os digo, hay ahipócritas entre vosotros, los cuales han engañado a algunos, cosa que ha dado bpoder al cadversario; pero he aquí, déstos serán rescatados;

  mas los hipócritas serán descubiertos y adesarraigados, sea en vida o muerte, según mi voluntad; y ¡ay de los que son separados de mi iglesia!, porque éstos son vencidos por el mundo.

  Por tanto, cuídese cada hombre, no sea que haga lo que no es recto y verdadero ante mí.

 10  Y ahora venid, dice el Señor por el Espíritu a los élderes de su iglesia, y arazonemos juntos para que entendáis;

 11  razonemos así como un hombre razona con otro, cara a cara.

 12  Ahora bien, cuando el hombre razona, es comprendido por el hombre, porque razona como hombre; así también yo, el Señor, razonaré con vosotros para que acomprendáis.

 13  Por tanto, yo, el Señor, os hago esta pregunta: ¿A qué se os aordenó?

 14  A predicar mi evangelio por el aEspíritu, sí, el bConsolador que fue enviado para enseñar la verdad.

 15  Y entonces recibisteis aespíritus que no pudisteis comprender, y los recibisteis como si hubieran sido de Dios; ¿y se os puede justificar en esto?

 16  He aquí, vosotros mismos contestaréis esta pregunta; sin embargo, seré misericordioso con vosotros; el que de entre vosotros es débil será hecho afuerte de aquí en adelante.

 17  De cierto os digo, el que es ordenado por mí y enviado a apredicar la palabra de verdad por el Consolador, en el Espíritu de verdad, ¿la predica por el bEspíritu de verdad o de alguna otra manera?

 18  Y si es de alguna otra manera, no es de Dios.

 19  Y además, el que recibe la palabra de verdad, ¿la recibe por el Espíritu de verdad o de alguna otra manera?

 20  Si es de alguna otra manera, no es de Dios.

 21  Por tanto, ¿cómo es que no podéis comprender y saber que el que recibe la palabra por el Espíritu de verdad, la recibe como la predica el Espíritu de verdad?

 22  De manera que, el que la predica y el que la recibe se comprenden el uno al otro, y ambos son aedificados y se bregocijan juntamente.

 23  Y lo que no edifica no es de Dios, y es atinieblas.

 24  Lo que es de Dios es aluz; y el que recibe luz y bpersevera en Dios, recibe cmás luz, y esa luz se hace más y más resplandeciente hasta el día perfecto.

 25  Y además, de cierto os digo, y lo digo para que sepáis la averdad, a fin de que desechéis las tinieblas de entre vosotros:

 26  El que es ordenado por Dios y enviado, éste es nombrado para ser el amayor, a pesar de ser el menor y el bsiervo de todos.

 27  Por tanto, es aposeedor de todas las cosas; porque todas las cosas le están sujetas, tanto en los cielos como en la tierra, la vida y la luz, el Espíritu y el bpoder, enviados por la voluntad del Padre mediante Jesucristo su Hijo.

 28  Pero ningún hombre posee todas las cosas, a menos que sea apurificado y blimpiado de todo pecado.

 29  Y si sois purificados y limpiados de todo pecado, apediréis cuanto quisiereis en el nombre de Jesús y se cumplirá.

 30  Mas sabed esto, que os será indicado lo que debéis pedir; y como sois nombrados para estar a la acabeza, los espíritus se os sujetarán.

 31  Por tanto, acontecerá que si veis manifestado un aespíritu que no podéis comprender, y no recibís a ese espíritu, pediréis al Padre en el nombre de Jesús; y si él no os da a conocer ese espíritu, entonces sabréis que no es de Dios.

 32  Y os será dado apoder sobre ese espíritu; y proclamaréis contra dicho espíritu en voz alta, que no es de Dios;

 33  no con acusaciones ainjuriosas, para que no seáis vencidos; ni con bjactancia ni regocijo, para que no seáis asidos por él.

 34  Aquel que de Dios reciba, acredíteselo a Dios, y regocíjese de que Dios lo considere digno de recibir.

 35  Y escuchando y haciendo estas cosas que habéis recibido y las que en adelante recibiréis —y el Padre os ha dado el areino y el bpoder para vencer todas las cosas que por él no son ordenadas—

 36  he aquí, de cierto os digo, benditos sois vosotros que ahora estáis escuchando estas palabras mías de la boca de mi siervo, porque vuestros pecados os son aperdonados.

 37  Salgan mi siervo Joseph Wakefield, con quien estoy bien complacido, y mi siervo aParley P. Pratt, entre las biglesias para fortalecerlas con la palabra de cexhortación;

 38  y también mi siervo John Corrill, o cuantos de mis siervos sean ordenados a este oficio; y obren en la aviña; y nadie les impida hacer lo que yo les he señalado.

 39  Por tanto, no queda justificado mi siervo aEdward Partridge en esto; no obstante, arrepiéntase y será perdonado.

 40  He aquí, sois niños pequeños y no podéis asoportar todas las cosas por ahora; debéis bcrecer en cgracia y en el conocimiento de la dverdad.

 41  No atemáis, bpequeñitos, porque sois míos, y yo he cvencido al mundo, y vosotros sois de aquellos que mi Padre me ha ddado;

 42  y ninguno de los que el Padre me ha dado se aperderá.

 43  Y el Padre y yo somos auno. Yo soy en el Padre y el Padre en mí; y por cuanto me habéis recibido, vosotros sois en mí y yo en vosotros.

 44  Por tanto, estoy en medio de vosotros, y soy el abuen pastor y la broca de Israel. El que edifique sobre esta croca dnunca caerá.

 45  Y viene el día en que oiréis mi voz y me averéis, y sabréis que yo soy.

 46  aVelad, pues, para que estéis bapercibidos. Así sea. Amén.