Sección 74

Revelación dada a José Smith el Profeta en el condado de Wayne, Nueva York, en 1830. Aun antes de la organización de la Iglesia, habían surgido preguntas sobre la manera correcta de bautizar, lo que condujo al Profeta a buscar respuestas sobre el asunto. En la historia de José Smith, se indica que esta revelación es una explicación de 1 Corintios 7:14, un pasaje de Escrituras que se había usado con frecuencia para justificar el bautismo de los niños pequeños.

1–5, Pablo exhorta a la Iglesia de su época a no observar la ley de Moisés; 6–7, Los niños pequeños son santos y son santificados por medio de la Expiación.

 Porque el marido aincrédulo es santificado por la mujer, y la mujer incrédula por el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos.

 En los días de los apóstoles se observaba la ley de la circuncisión entre todos los judíos que no creían en el evangelio de Jesucristo.

 Y aconteció que surgió una acontienda grande entre el pueblo concerniente a la ley de la bcircuncisión, porque el marido incrédulo deseaba que sus hijos fuesen circuncidados y se sujetasen a la cley de Moisés, la cual había sido cumplida.

 Y aconteció que los hijos, habiéndose criado bajo la sujeción de la ley de Moisés, se guiaban por las atradiciones de sus padres y no creían en el evangelio de Cristo, de manera que llegaron a ser impuros.

 Fue, pues, por esta causa que el apóstol escribió a los de la iglesia, dándoles un mandamiento, no del Señor, sino de sí mismo, de que el creyente no se auniera al incrédulo, a menos que se abrogara la bley de Moisés entre ellos,

 para que sus hijos permaneciesen incircuncisos, y que fuese abrogada la tradición que decía que los niños pequeños son impuros, porque existía entre los judíos;

 mas los aniños pequeños son bsantos, porque son csantificados por la dexpiación de Jesucristo; y esto es lo que significan las Escrituras.