SECCIÓN 77

Revelación dada a José Smith el Profeta en Hiram, Ohio, en marzo de 1832 ( History of the Church , 1:253–255). El Profeta escribió: “En relación con la traducción de las Escrituras, recibí la siguiente explicación del Apocalipsis o la Revelación de San Juan” ( History of the Church , 1:253).

1–4, Los animales tienen espíritu y morarán en felicidad eterna sobre una tierra inmortal; 5–7, Esta tierra tiene una existencia temporal de 7.000 años; 8–10, Varios ángeles restauran el evangelio y ministran sobre la tierra; 11, Los 144.000 son sellados; 12–14, Cristo vendrá al principio del séptimo milenio; 15, Serán levantados dos profetas a la nación judía.

  Pregunta.– ¿Qué es el amar de vidrio del que habla Juan en el capítulo 4, versículo 6, del Apocalipsis? Respuesta.– Es la btierra en su estado santificado, inmortal y ceterno.

  P.– ¿Qué hemos de entender por los cuatro seres vivientes de los que habla el mismo versículo? R.– Son expresiones ametafóricas que usa Juan el Revelador para describir los bcielos, el cparaíso de Dios, la dfelicidad del hombre, y la de los animales, y de lo que se arrastra y de las aves del cielo; siendo lo espiritual a semejanza de lo temporal, y lo temporal a semejanza de lo espiritual; el eespíritu del hombre a semejanza de su persona, como también el espíritu de los fanimales y toda otra criatura que Dios ha creado.

  P.– ¿Están limitados los cuatro seres vivientes a animales particulares, o representan clases u órdenes? R.– Están limitados a cuatro animales particulares, mostrados a Juan para representar la gloria de las clases de seres en su orden o aesfera de creación decretados, en cuanto al gozo de su bfelicidad eterna.

  P.– ¿Qué hemos de entender por los ojos y las alas que tenían los seres vivientes? R.– Sus ojos son una representación de luz y aconocimiento, es decir, están llenos de conocimiento; y sus alas representan el bpoder para moverse, para obrar, etc.

  P.– ¿Qué hemos de entender por los veinticuatro aancianos de los que habla Juan? R.– Hemos de entender que estos ancianos que Juan vio habían sido bfieles en la obra del ministerio, y habían muerto. Pertenecían a las csiete iglesias y estaban entonces en el paraíso de Dios.

  P.– ¿Qué hemos de entender por el libro que Juan vio, asellado por fuera con siete sellos? R.– Que contiene la voluntad, los bmisterios y las obras revelados de Dios; las cosas ocultas de su administración concernientes a esta ctierra durante los siete mil años de su permanencia, o sea, su duración temporal.

  P.– ¿Qué hemos de entender por los siete sellos con que estaba sellado? R.– Que el primer sello contiene las cosas de los aprimeros mil años; el segundo, las de los siguientes mil años, y así hasta el séptimo.

  P.– ¿Qué hemos de entender por los cuatro ángeles de los que se habla en el capítulo 7, y versículo 1, del Apocalipsis? R.– Que son cuatro ángeles enviados de Dios, a quienes es dado poder sobre las cuatro partes de la tierra, para salvar la vida y para destruir; son los que tienen el aevangelio eterno para darlo a toda nación, tribu, lengua y pueblo, y tienen el poder de cerrar los cielos, de sellar para vida o de echar abajo a las bregiones de las tinieblas.

  P.– ¿Qué hemos de entender por el ángel que asciende del oriente, versículo 2, capítulo 7, del Apocalipsis? R.– Que el ángel que asciende del oriente es aquel a quien es dado el sello del Dios viviente sobre las doce tribus de aIsrael; por consiguiente, clama a los cuatro ángeles que tienen el evangelio eterno, diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus bfrentes a los siervos de nuestro Dios. Y si queréis recibirlo, éste es cElías, que habría de venir a congregar a las tribus de Israel y a drestaurar todas las cosas.

  10  P.– ¿En qué tiempo se cumplirán las cosas de las que se habla en este capítulo? R.– Se cumplirán en el asexto milenio, o sea, cuando sea abierto el sexto sello.

  11  P.– ¿Qué hemos de entender por los aciento cuarenta y cuatro mil sellados de entre las tribus de Israel, doce mil de cada tribu? R.– Que aquellos que son sellados son bsumos sacerdotes, ordenados según el santo orden de Dios para administrar el evangelio eterno; porque son éstos los que son ordenados de entre toda nación, tribu, lengua y pueblo, por los ángeles a quienes es dado poder sobre las naciones de la tierra para traer a cuantos quieran venir a la iglesia del cPrimogénito.

  12  P.– ¿Qué hemos de entender por el son de atrompetas que se menciona en el capítulo - del Apocalipsis? R.– Que así como Dios hizo el mundo en seis días, y en el séptimo día acabó su obra y la bsantificó, y también formó al hombre del cpolvo de la tierra, de igual manera, al principiar el séptimo milenio, el Señor Dios dsantificará la tierra, consumará la salvación del hombre y ejuzgará y fredimirá todas las cosas, salvo lo que no haya puesto en su poder, cuando él haya sellado todo hasta el fin de todas las cosas; y el son de las trompetas de los siete ángeles es la preparación y terminación de su obra al comenzar el séptimo milenio, la preparación de la vía antes de la hora de su venida.

  13  P.– ¿Cuándo se cumplirán las cosas que están escritas en el capítulo 9 del Apocalipsis? R.– Se cumplirán después que sea abierto el séptimo sello, antes de la venida de Cristo.

  14  P.– ¿Qué hemos de entender por el libro pequeño que Juan acomió, tal como se menciona en el capítulo 10 del Apocalipsis? R.– Hemos de entender que fue una misión y ordenanza para él, de brecoger a las tribus de Israel; he aquí, éste es Elías, el cual, como está escrito, tiene que venir y crestaurar todas las cosas.

  15  P.– ¿Qué se da a entender por los dos atestigos, en el capítulo 11 del Apocalipsis? R.– Son dos profetas que le serán levantados a la nación bjudía en los cpostreros días, en la época de la drestauración, para profetizar a los judíos, después que éstos se hayan congregado y hayan edificado la ciudad de Jerusalén en la etierra de sus padres.