Sección 89

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, el 27 de febrero de 1833. El hecho de que algunos hermanos de aquella época usaran tabaco en sus reuniones llevó al Profeta a meditar en el asunto, y consiguientemente preguntó al Señor en cuanto a ello. Esta revelación, conocida como la Palabra de Sabiduría, fue el resultado.

1–9, Se proscribe el uso del vino, de las bebidas fuertes, del tabaco y de las bebidas calientes; 10–17, Se decretan las hierbas, las frutas, la carne y el grano para el uso del hombre y de los animales; 18–21, La obediencia a las leyes del Evangelio, incluso a la Palabra de Sabiduría, trae bendiciones temporales y espirituales.

 Una aPalabra de Sabiduría para el beneficio del consejo de sumos sacerdotes reunido en Kirtland, y la iglesia, y también los santos de Sion

 —para ser enviada por vía de salutación; no por mandamiento ni restricción, sino por revelación y la palabra de sabiduría, demostrando el orden y la avoluntad de Dios en la salvación temporal de todos los santos en los últimos días—

 dada como un principio con apromesa, adaptada a la capacidad del débil y del más débil de todos los bsantos, que son o que pueden ser llamados santos.

 He aquí, de cierto, así os dice el Señor: Por motivo de las amaldades y designios que existen y que existirán en el corazón de bhombres conspiradores en los últimos días, os he camonestado y os prevengo, dándoos esta palabra de sabiduría por revelación:

 Que si entre vosotros hay quien beba avino o bebidas fuertes, he aquí, no es bueno ni propio a los ojos de vuestro Padre, sino cuando os reunís para ofrecerle vuestros sacramentos.

 Y he aquí, este debe ser vino, sí, avino puro de la uva de la vid, de vuestra propia hechura.

 Y además, las abebidas fuertes no son para el vientre, sino para el lavamiento de vuestros cuerpos.

 Y además, el tabaco no es para el acuerpo ni para el vientre, y no es bueno para el hombre, sino que es una hierba para magulladuras y para todo ganado enfermo, que se ha de usar con juicio y destreza.

 Y además, las bebidas calientes no son para el cuerpo ni para el vientre.

 10 Y además, de cierto os digo que Dios ha dispuesto toda ahierba saludable para la constitución, naturaleza y uso del hombre:

 11 Cada hierba en su sazón y cada fruta en su sazón; todas estas para usarse con prudencia y aacción de gracias.

 12 Sí, también la acarne de las bbestias y de las aves del cielo, yo, el Señor, he dispuesto para el uso del hombre, con acción de gracias; sin embargo, han de usarse climitadamente;

 13 y a mí me complace que no se usen, sino en temporadas de invierno, o de frío, o hambre.

 14 Se ha dispuesto todo agrano para el uso del hombre y de las bestias, como sostén de vida; no solamente para el hombre, sino para las bestias del campo, las aves del cielo y todo animal silvestre que corre o se arrastra sobre la tierra;

 15 y a estos Dios los ha hecho para el uso del hombre, solo en tiempo de carestía y hambre extremada.

 16 Todo grano es bueno para alimentar al hombre, así como también el fruto de la vid; lo que produce fruto, ya sea dentro de la tierra, ya sea arriba de la tierra;

 17 sin embargo, el trigo para el hombre, el maíz para el buey, la avena para el caballo, el centeno para las aves, los puercos y toda bestia del campo, y la cebada para todo animal útil y para bebidas moderadas, así como también otros granos.

 18 Y todos los santos que se acuerden de guardar y hacer estas cosas, rindiendo obediencia a los mandamientos, recibirán asalud en el ombligo y médula en los huesos;

 19 y hallarán asabiduría y grandes tesoros de bconocimiento, sí, tesoros escondidos;

 20 y acorrerán sin fatigarse, y andarán sin desmayar.

 21 Y yo, el Señor, les aprometo que el ángel destructor bpasará de ellos, como de los hijos de Israel, y no los matará. Amén.