Sección 97

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, el 2 de agosto de 1833. Esta revelación se refiere particularmente a los asuntos de los santos que se hallaban en Sion, condado de Jackson, Misuri, en respuesta a la petición del Profeta al Señor de que les proporcionara información. En esos días, los miembros de la Iglesia establecidos en Misuri estaban pasando por una severa persecución y, el 23 de julio de 1833, se les había obligado a firmar un acuerdo de salir del condado de Jackson.

1–2, Muchos de los santos radicados en Sion (condado de Jackson, Misuri) son bendecidos por su fidelidad; 3–5, Se encomia a Parley P. Pratt por sus tareas en la escuela de Sion; 6–9, Aquellos que cumplen sus convenios son aceptados por el Señor; 10–17, Se ha de construir en Sion una casa en donde los puros de corazón verán a Dios; 18–21, Sion es los puros de corazón; 22–28, Sion se librará del azote del Señor si es fiel.

 De cierto os digo, mis amigos, os hablo con mi voz, que es la voz de mi Espíritu, para mostraros mi voluntad concerniente a vuestros hermanos en la tierra de aSion, muchos de los cuales son verdaderamente humildes y procuran diligentemente adquirir sabiduría y hallar la verdad.

 De cierto, de cierto os digo, benditos son, porque prevalecerán; pues yo, el Señor, manifiesto misericordia a todos los amansos, y a cuantos sea mi voluntad, a fin de que yo sea justificado cuando los traiga a juicio.

 He aquí, concerniente a la aescuela en Sion, os digo que yo, el Señor, estoy bien complacido con que exista una escuela en Sion, y también con mi siervo bParley P. Pratt, porque permanece en mí.

 Y si persevera en mí, seguirá presidiendo la escuela en la tierra de Sion hasta que yo le dé otros mandamientos.

 Y lo bendeciré con multiplicidad de bendiciones en la exposición de todas las Escrituras y misterios para la edificación de la escuela y de la iglesia en Sion.

 Y en cuanto al resto de la escuela, yo, el Señor, estoy dispuesto a ser misericordioso; no obstante, hay quienes deben ser adisciplinados, y sus obras serán descubiertas.

 El ahacha está puesta a la raíz de los árboles; y todo árbol que no dé buen bfruto será cortado y echado en el fuego. Yo, el Señor, lo he declarado.

 De cierto os digo, que todos los que de entre ellos saben que su acorazón es bsincero y está quebrantado, y su espíritu es contrito, y están cdispuestos a cumplir sus convenios con dsacrificio, sí, cualquier sacrificio que yo, el Señor, mandare, estos son eaceptados por mí.

 Porque yo, el Señor, los haré producir como un árbol muy fructífero plantado en buena tierra, junto a un arroyo de aguas puras, que produce mucho fruto precioso.

 10 De cierto os digo, es mi voluntad que se me edifique una acasa en la tierra de Sion, semejante al bmodelo que os he dado.

 11 Sí, edifíquese cuanto antes con los diezmos de mi pueblo.

 12 He aquí, este es el adiezmo y el sacrificio que yo, el Señor, requiero de las manos de ellos, a fin de que se me edifique una bcasa para la salvación de Sion;

 13 un lugar de aacción de gracias para todos los santos, y un sitio de instrucción para todos aquellos que son llamados a la obra del ministerio en sus varios llamamientos y oficios;

 14 a fin de que se perfeccionen en el aentendimiento de su ministerio, en teoría, en principio y en doctrina, en todas las cosas pertenecientes al breino de Dios sobre la tierra, las cllaves del cual se os han conferido.

 15 Y si mi pueblo me edifica una casa en el nombre del Señor, y no permite que entre en ella ninguna acosa inmunda para profanarla, mi bgloria descansará sobre ella.

 16 Sí, y mi apresencia estará allí, porque vendré a ella; y todos blos de corazón puro que allí entren verán a Dios.

 17 Mas si fuere profanada, no vendré a ella, ni mi gloria estará allí; porque no entraré en templos impuros.

 18 Y ahora bien, he aquí, si Sion hace estas cosas, aprosperará, y se ensanchará y llegará a ser gloriosa en extremo, y muy grande y muy terrible.

 19 Y las anaciones de la tierra la honrarán y dirán: Ciertamente bSion es la ciudad de nuestro Dios, e indudablemente Sion no puede caer ni ser quitada de su lugar, porque Dios está allí, y la mano del Señor está allí;

 20 y él ha jurado por el poder de su fuerza ser su salvación y su alto arefugio.

 21 Por tanto, de cierto, así dice el Señor: Regocíjese Sion, porque esta es aSion: los puros de corazón; por consiguiente, regocíjese Sion mientras se lamentan todos los inicuos.

 22 Porque he aquí, la avenganza vendrá pronto sobre los impíos, como el torbellino; y, ¿quién podrá escapar de ella?

 23 El aazote del Señor pasará de noche y de día, y su rumor afligirá a todo pueblo; sí, y no cesará hasta que venga el Señor;

 24 porque se ha encendido la indignación del Señor en contra de sus abominaciones y todas sus obras inicuas.

 25 Sin embargo, Sion aescapará si procura hacer todo lo que le he mandado.

 26 Mas si no procura hacer lo que le he mandado, la avisitaré según todas sus obras, con penosa aflicción, con bpestilencia, con plagas, con la espada, con cvenganza y dfuego devorador.

 27 Sin embargo, léasele a sus oídos esta sola vez, que yo, el Señor, he aceptado su ofrenda; y si no peca más, aninguna de estas cosas le sobrevendrá;

 28 y la abendeciré con bendiciones, y multiplicaré una multiplicidad de bendiciones sobre ella y sobre sus generaciones para siempre jamás, dice el Señor, vuestro Dios. Amén.