Doctrina y Convenios

SECCIÓN 28

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta a Oliver Cowdery en Fayette, Nueva York, en septiembre de 1830 ( History of the Church , 1:109–111). Hiram Page, miembro de la Iglesia, tenía cierta piedra y profesaba estar recibiendo, con ayuda de ésta, revelaciones concernientes a la edificación de Sión y el orden de la Iglesia. Estas afirmaciones habían engañado a varios miembros y habían influido erróneamente aun en Oliver Cowdery. Poco antes de una conferencia que se había convocado, el Profeta preguntó fervientemente al Señor concerniente al asunto y recibió esta revelación.

1–7, José Smith posee las llaves de los misterios, y solamente él recibe revelaciones para la Iglesia; 8–10, Oliver Cowdery ha de predicar a los lamanitas; 11–16, Satanás engañó a Hiram Page y le comunicó revelaciones falsas.

  He aquí, aOliver, te digo que se te concederá que la iglesia te oiga en cualquier cosa que les benseñes por el cConsolador, tocante a las revelaciones y los mandamientos que he dado.

  Pero he aquí, de cierto, de cierto te digo, que anadie será nombrado para recibir mandamientos y revelaciones en esta iglesia sino mi siervo bJosé Smith, hijo, porque los recibe así como Moisés.

  Y tú has de ser obediente a las cosas que le dé, tal como aAarón, para declarar fielmente a la iglesia los mandamientos y las revelaciones con poder y bautoridad.

  Y si en cualquier ocasión el Consolador te inspira a ahablar o enseñar, o en todo tiempo por vía de mandamiento a la iglesia, puedes hacerlo.

  Pero no has de escribir por vía de mandamiento, sino por sabiduría;

  y no has de mandar al que te es por cabeza, y por cabeza de la iglesia;

  porque yo le he dado las allaves de los bmisterios, y de las revelaciones selladas, hasta que les nombre a otro en su lugar.

  Y ahora bien, he aquí, te digo que irás a los alamanitas y les predicarás mi bevangelio; y si reciben tus enseñanzas, harás establecer mi iglesia entre ellos; y tendrás revelaciones, pero no las escribas por vía de mandamiento.

  Y ahora bien, he aquí, te digo que no se ha revelado, ni sabe hombre alguno dónde se edificará la aciudad de bSión, pero se revelará más adelante. He aquí, te digo que será en las fronteras cerca de los lamanitas.

 10  No has de partir de este lugar sino hasta después de la conferencia; y por la voz de dicha conferencia mi siervo José será nombrado para presidirla, y lo que él te diga, eso dirás.

 11  Y además, irás a tu hermano, Hiram Page, aentre tú y él a solas, y le dirás que las cosas que él ha escrito mediante esa piedra no son mías, y que bSatanás lo cengaña;

 12  porque he aquí, no se le han señalado estas cosas, ni a ninguno de los de esta iglesia le será designada cosa alguna que sea contraria a los convenios de ella.

 13  Porque es preciso que todas las cosas se hagan con orden y de acomún acuerdo en la iglesia, por la oración de fe.

 14  Y ayudarás a poner en orden todas estas cosas, de acuerdo con los convenios de la iglesia, antes de emprender tu viaje entre los lamanitas.

 15  Y te será aindicado, desde el tiempo de tu salida hasta el de tu regreso, lo que has de hacer.

 16  Y en todo tiempo abrirás tu boca para declarar mi evangelio con el son de regocijo. Amén.