Doctrina y Convenios

SECCIÓN 33

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta a Ezra Thayre y a Northrop Sweet en Fayette, Nueva York, en octubre de 1830 ( History of the Church , 1:126–127). Al anotar esta revelación, el Profeta afirmó que “el... Señor siempre está dispuesto a instruir a los que diligentemente buscan con fe” ( History of the Church , 1:126).

1–4, Se llaman obreros para declarar el evangelio en la hora undécima; 5–6, La Iglesia está establecida, y los escogidos han de ser recogidos; 7–10, Arrepentíos, porque el reino de los cielos está cerca; 11–15, La Iglesia está edificada sobre la roca del evangelio; 16–18, Preparaos para la venida del Esposo.

  He aquí, os digo, mis siervos Ezra y Northrop, destapad vuestros oídos y escuchad la voz del Señor vuestro Dios, cuya apalabra es viva y poderosa, más cortante que una espada de dos filos, que penetra hasta partir las coyunturas y los tuétanos, el alma y el espíritu; y discierne los pensamientos y las bintenciones del corazón.

  Porque de cierto, de cierto os digo, que sois llamados a alzar vuestras voces como con el ason de trompeta, para declarar mi evangelio a una generación corrupta y perversa.

  Porque he aquí, el acampo blanco está ya para la siega; y es la hora bundécima, y la cúltima vez que llamaré obreros a mi viña.

  Y se ha acorrompido mi bviña por completo; y no hay quien haga lo cbueno salvo unos pocos; y éstos dyerran en muchos casos a causa de las esupercherías sacerdotales, porque todos tienen mentes corruptas.

  Y de cierto, de cierto os digo, que he aestablecido esta biglesia y la he llamado del desierto.

  Y así areuniré a mis escogidos de los bcuatro extremos de la tierra, sí, a cuantos crean en mí y escuchen mi voz.

  Sí, de cierto, de cierto os digo, que el campo blanco está ya para la siega; por tanto, meted vuestras hoces, y cosechad con toda vuestra alma, mente y fuerza.

  aAbrid vuestra boca y será llena, y seréis como bNefi el de antaño, que salió de Jerusalén al desierto.

  Sí, abrid vuestra boca sin cesar, y vuestras espaldas serán cargadas de agavillas, porque he aquí, estoy con vosotros.

 10  Sí, abrid vuestra boca y será llena, y decid: Arrepentíos, aarrepentíos y preparad la vía del Señor, y enderezad sus sendas; porque el reino de los cielos está cerca;

 11  sí, arrepentíos y abautícese cada uno de vosotros para la remisión de sus pecados; sí, bautizaos en el agua, y entonces vendrá el bautismo de fuego y del Espíritu Santo.

 12  He aquí, de cierto, de cierto os digo, éste es mi aevangelio; y recordad que deberán tener fe en mí, o de ninguna manera podrán salvarse;

 13  y sobre esta aroca edificaré mi iglesia; sí, sobre esta roca estáis edificados, y si perseveráis, las bpuertas del infierno no prevalecerán contra vosotros.

 14  Y recordaréis los areglamentos y los convenios de la iglesia para observarlos.

 15  Y por la imposición de amanos bconfirmaréis en mi iglesia a quienes tengan fe, y yo les conferiré el cdon del Espíritu Santo.

 16  Y el Libro de Mormón y las Santas aEscrituras de mí proceden para vuestra binstrucción; y el poder de mi Espíritu cvivifica todas las cosas.

 17  Por lo tanto, sed fieles, orando siempre, llevando arregladas y encendidas vuestras lámparas, y una provisión de aceite, a fin de que estéis listos a la venida del aEsposo.

 18  Porque he aquí, de cierto, de cierto os digo, que yo avengo pronto. Así sea. Amén.