Doctrina y Convenios

SECCIÓN 5

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Harmony, Pensilvania, en marzo de 1829, a solicitud de Martin Harris ( History of the Church , 1:28–31).

1–10, Esta generación recibirá la palabra del Señor por medio de José Smith; 11–18, Tres testigos darán testimonio del Libro de Mormón; 19–20, La palabra del Señor se verificará como en épocas anteriores; 21–35, Martin Harris podrá arrepentirse y ser uno de los testigos.

  He aquí, te digo que por cuanto mi siervo aMartin Harris ha deseado un testimonio de mi mano de que tú, mi siervo José Smith, hijo, tienes las bplanchas de las cuales has testificado y dado fe de haber recibido de mí,

  y ahora bien, he aquí, esto le dirás: Aquel que te habló, te dijo: Yo, el Señor, soy Dios, y te he entregado estas cosas a ti, mi siervo José Smith, hijo, y te he mandado que seas atestigo de ellas;

  y te he requerido concertar un convenio conmigo, de no mostrarlas sino a las apersonas a quienes yo te mandé; y no tienes bpoder alguno sobre ellas salvo que yo te lo conceda.

  Y tienes un don para traducir las planchas; y éste es el primer don que te conferí; y te he mandado no profesar tener ningún otro don sino hasta que mi propósito se cumpla en esto; porque no te concederé ningún otro don hasta que se realice.

  En verdad, te digo que sobrevendrán angustias a los habitantes de la tierra si ano escuchan mis palabras;

  porque más adelante serás aordenado, y saldrás, y comunicarás mis bpalabras a los hijos de los hombres.

  He aquí, si no quieren acreer mis palabras, no te creerían a ti, mi siervo José, aunque te fuese posible mostrarles todas estas cosas que te he encomendado.

  ¡Oh, esta aincrédula y bporfiada generación! Mi enojo está encendido en contra de ella.

  He aquí, en verdad te digo, he areservado esas cosas que te he confiado a ti, mi siervo José, para un sabio propósito mío, y será revelado a las generaciones futuras;

 10  pero esta generación recibirá mi palabra por medio de ti;

 11  y además de tu testimonio, el atestimonio de tres de mis siervos que llamaré y ordenaré, y a quienes mostraré estas cosas; y saldrán con mis palabras dadas por medio de ti.

 12  Sí, sabrán con certeza que estas cosas son verdaderas, porque desde el cielo se lo declararé.

 13  Les daré poder para que miren y contemplen estas cosas tal como son;

 14  y a aningún otro concederé este poder, de recibir este mismo testimonio entre los de esta generación, en esta época en que comienza a surgir mi biglesia y a salir del desierto, clara como la cluna, resplandeciente como el sol e imponente como un ejército con sus pendones.

 15  Y enviaré el testimonio de tres atestigos de mi palabra.

 16  Y he aquí, a los que acreyeren en mis palabras bvisitaré con la cmanifestación de mi dEspíritu; y enacerán de mí, sí, del agua y del Espíritu:

 17  —y debes esperar todavía un poco, porque aún no has sido aordenado

 18  y su testimonio también saldrá para acondenar a los de esta generación, si endurecen sus corazones en contra de ellos;

 19  porque se desatará una aplaga asoladora entre los habitantes de la tierra, y seguirá derramándose de cuando en cuando, si no se barrepienten, hasta que quede cvacía la tierra, y sus habitantes sean consumidos y enteramente destruidos por el resplandor de mi dvenida.

 20  He aquí, te digo estas cosas, así como aanuncié al pueblo la destrucción de Jerusalén; y se verificará mi bpalabra en esta ocasión como se ha verificado antes.

 21  Y ahora, mi siervo José, te mando que te arrepientas y camines más rectamente ante mí, y no cedas más a las persuasiones de los hombres;

 22  y que seas firme en aguardar los mandamientos que te he dado; y si haces esto, he aquí, te concedo la vida eterna, aun cuando te bquiten la vida.

 23  Y ahora nuevamente te hablo, mi siervo José, concerniente al ahombre que desea el testimonio:

 24  He aquí, le digo que se ensalza y no se humilla suficientemente delante de mí; mas si se postra ante mí, y se humilla con ferviente oración y fe, con sinceridad de corazón, entonces le concederé que amire las cosas que desea ver.

 25  Y entonces dirá a los de esta generación: He aquí, yo he visto las cosas que el Señor ha mostrado a José Smith, hijo, y ciertamente a que son verdaderas, porque las he visto, pues se me han mostrado por el poder de Dios y no del hombre.

 26  Y yo, el Señor, le mando a mi siervo Martin Harris que no les hable más acerca de estas cosas, sino que sólo diga: Las he visto, y me han sido mostradas por el poder de Dios; y éstas son las palabras que él dirá.

 27  Mas si niega esto, quebrantará el convenio que previamente hizo conmigo, y he aquí, será condenado.

 28  Y ahora, a menos que se humille y confiese ante mí las cosas malas que ha hecho, y haga convenio conmigo de que guardará mis mandamientos, y ejerza la fe en mí, he aquí, le digo que no recibirá tal manifestación, porque no le permitiré ver las cosas de las que he hablado.

 29  Y si esto sucediere, te mando, mi siervo José, que le digas que no haga más, ni me importune más concerniente a este asunto.

 30  Y si tal fuere el caso, he aquí, José, te digo que cuando hayas traducido unas páginas más, te detengas un tiempo, sí, hasta que otra vez te lo mande; entonces podrás traducir de nuevo.

 31  Y a menos que hagas esto, he aquí, no tendrás más don, y yo recogeré las cosas que te he confiado.

 32  Y porque preveo la asechanza para destruirte, sí, preveo que si mi siervo Martin Harris no se humilla y recibe un testimonio de mi mano, caerá en transgresión;

 33  y hay muchos que te acechan para adestruirte de sobre la faz de la tierra; y por esta causa, para que tus días se alarguen, te he dado estos mandamientos.

 34  Sí, por esta causa dije: Detente y espera hasta que te mande, y te aproporcionaré los medios para que cumplas lo que te he mandado.

 35  Y si eres afiel en guardar mis mandamientos, serás benaltecido en el postrer día. Amén.