Doctrina y Convenios

SECCIÓN 63

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, a fines de agosto de 1831 ( History of the Church , 1:206–211). El Profeta, Sidney Rigdon y Oliver Cowdery habían llegado a Kirtland el 27 de agosto, tras su visita a Misuri. El Profeta escribió lo siguiente como prefacio de esta revelación: “En estos días de la infancia de la Iglesia, había un gran anhelo de recibir la palabra del Señor concerniente a todo asunto que de alguna manera se relacionara con nuestra salvación; y por ser la tierra de Sión el objeto temporal más importante del momento ante nosotros, le pedí al Señor más información sobre el recogimiento de los santos, la compra de terrenos y otros asuntos” ( History of the Church , 1:207).

1–6, Un día de ira sobrevendrá a los inicuos; 7–12, Las señales vienen por la fe; 13–19, Los de corazón adúltero negarán la fe y serán arrojados al lago de fuego; 20, Los fieles recibirán una herencia sobre la tierra transfigurada; 21, No se ha revelado aún el relato completo de los acontecimientos acaecidos sobre el Monte de la Transfiguración; 22–23, Los obedientes reciben los misterios del reino; 24–31, Se han de comprar tierras o heredades en Sión; 32–35, El Señor decreta guerras, y los inicuos matan a los inicuos; 36–48, Los santos se han de congregar en Sión y proporcionar dinero para edificarla; 49–54, Se aseguran las bendiciones sobre los fieles en la Segunda Venida, en la Resurrección y durante el Milenio; 55–58, Éste es un día de amonestación; 59–66, Aquellos que usan el nombre del Señor sin autoridad lo toman en vano.

  Escuchad, oh pueblo, abrid vuestro corazón y dad oído desde lejos; escuchad, vosotros los que os llamáis el pueblo del Señor, oíd su palabra y su voluntad concerniente a vosotros.

  Sí, en verdad os digo, escuchad la voz de aquel cuya ira está encendida en contra de los inicuos y los arebeldes;

  que tiene a bien tomar a los que quiere atomar, y preservar en vida a los que quiere preservar;

  que edifica de acuerdo con su propia voluntad y placer; y destruye cuando le place, y tiene poder para echar el alma al infierno.

  He aquí, yo, el Señor, emito mi voz, y será obedecida.

  Por tanto, de cierto digo: Cuídese el inicuo, y el rebelde tema y tiemble, y selle sus labios el incrédulo, porque el adía de la ira les sobrevendrá como btorbellino, y toda carne csabrá que yo soy Dios.

  Y aquel que buscare señales verá aseñales, mas no para salvación.

  En verdad os digo que hay entre vosotros quienes buscan señales, y los ha habido aun desde el principio;

  pero he aquí, la fe no viene por las señales, mas las señales siguen a los que creen.

 10  Sí, las señales vienen por la afe, no por la voluntad de los hombres, ni como les plazca, sino por la voluntad de Dios.

 11  Sí, las señales vienen por la fe para producir obras poderosas, porque sin afe ningún hombre agrada a Dios; y con el que Dios está enojado, no está bien complacido; por tanto, a éstos no muestra señales, sino en bira para su ccondenación.

 12  Por tanto, yo, el Señor, no estoy complacido con los que de entre vosotros han buscado señales y prodigios para lograr la fe, y no en bien de los hombres para mi gloria.

 13  Sin embargo, doy mandamientos, y muchos se han apartado de mis mandamientos y no los han guardado.

 14  Hubo entre vosotros aadúlteros y adúlteras, algunos de los cuales se han apartado de vosotros, y todavía permanecen otros que más adelante serán descubiertos.

 15  Cuídense los tales, y arrepiéntanse cuanto antes, no sea que el juicio venga sobre ellos como un ardid, y se manifieste su insensatez, y sus obras los sigan ante los ojos del pueblo.

 16  Y de cierto os digo, como ya he dicho, el que amira a una mujer para bcodiciarla, o si alguien comete cadulterio en su corazón, no tendrá el Espíritu, sino que negará la fe y temerá.

 17  Por lo que, yo, el Señor, he dicho que los atemerosos, los incrédulos, y todos los bmentirosos y quienquiera que ame y cobre la mentira, y el fornicario y el hechicero, tendrán su parte en ese dlago que arde con fuego y azufre, que es la esegunda muerte.

 18  De cierto digo, que éstos no tendrán parte en la aprimera resurrección.

 19  Y ahora bien, he aquí, yo, el Señor, os digo que no sois ajustificados, porque estas cosas existen entre vosotros.

 20  Sin embargo, el que apersevere con fe y haga mi voluntad, vencerá; y recibirá una bherencia sobre la tierra cuando venga el día de la transfiguración;

 21  cuando la atierra sea btransfigurada según el modelo que les fue mostrado a mis apóstoles sobre el cmonte, relato cuya plenitud todavía no habéis recibido.

 22  Y ahora, de cierto os digo, como dije que os haría saber mi voluntad a vosotros, he aquí, os la daré a conocer, no por vía de mandamiento, porque hay muchos que no procuran guardar mis mandamientos.

 23  Mas a quien guarde mis mandamientos concederé los amisterios de mi reino, y serán en él un manantial de baguas vivas que cbrota para vida eterna.

 24  Y ahora bien, he aquí, la voluntad del Señor vuestro Dios concerniente a sus santos es que se reúnan juntamente en la tierra de Sión, no con prisa, no sea que haya confusión, lo cual trae pestilencia.

 25  He aquí la tierra de aSión. Yo, el Señor, la tengo en mis propias manos;

 26  no obstante, yo, el Señor, doy a aCésar las cosas que son de César.

 27  Por tanto, yo, el Señor, quiero que compréis las tierras, para que aventajéis al mundo y tengáis derecho sobre él, a fin de que los del mundo no sean agitados a la ira.

 28  Porque aSatanás agita sus corazones a la ira contra vosotros, y al derramamiento de sangre.

 29  Por tanto, la tierra de Sión no se obtendrá sino por compra o por sangre, de otra manera no habrá heredad para vosotros.

 30  Y si fuere por compra, he aquí, benditos sois;

 31  y si fuere por sangre, por cuanto os es vedado verter sangre, he aquí, vuestros enemigos estarán sobre vosotros, y seréis escarnecidos de ciudad en ciudad y de sinagoga en sinagoga, y no quedarán sino pocos para recibir una heredad.

 32  Yo, el Señor, estoy enojado con los inicuos; les niego mi Espíritu a los habitantes de la tierra.

 33  He jurado en mi ira y he decretado aguerras sobre la faz de la tierra, y los inicuos matarán a los inicuos, y el temor se apoderará de todo hombre;

 34  y también los asantos apenas escaparán; sin embargo, yo, el Señor, estoy con ellos, y bdescenderé en el cielo, de la presencia de mi Padre, y a los cmalvados los consumiré con dfuego inextinguible.

 35  Y he aquí, esto no es aún, sino ya pronto.

 36  Por tanto, viendo que yo, el Señor, he decretado todas estas cosas sobre la faz de la tierra, quiero que mis santos se congreguen en la tierra de Sión;

 37  y que todo hombre tome la arectitud en sus manos y la fidelidad sobre sus lomos, y levante la bvoz de amonestación a los habitantes de la tierra; y declare, tanto por palabra como por fuga, que la cdesolación sobrevendrá a los inicuos.

 38  Por tanto, arreglen sus asuntos temporales mis discípulos de Kirtland, que moran en esta granja.

 39  Disponga del terreno mi siervo Titus Billings, quien lo tiene a su cargo, a fin de estar preparado para hacer su viaje a la tierra de Sión la primavera entrante, junto con los que moran sobre dicho terreno, salvo aquellos que yo reserve para mí, los cuales no saldrán hasta que yo les mande.

 40  Y remítase a la tierra de Sión todo el dinero disponible, ya sea mucho o poco, me es igual, a quienes he nombrado para recibirlo.

 41  He aquí, yo, el Señor, daré poder a mi siervo José Smith, hijo, para que pueda adiscernir, por medio del Espíritu, a los que han de subir a la tierra de Sión, y a aquellos de mis discípulos que permanecerán.

 42  Retenga mi siervo Newel K. Whitney su tienda o, en otras palabras, la tienda, por un corto tiempo todavía.

 43  Sin embargo, aporte todo el dinero que pueda, para que se mande a la tierra de Sión.

 44  He aquí, estas cosas están en sus propias manos; obre él de acuerdo con la prudencia.

 45  De cierto digo, ordénesele agente de los discípulos que permanezcan, y confiérasele este poder;

 46  y visite cuanto antes las iglesias, junto con mi siervo Oliver Cowdery, explicándoles estas cosas. He aquí, ésta es mi voluntad, recoger fondos en la forma en que yo he indicado.

 47  El que sea afiel y persevere, vencerá al mundo.

 48  El que mande tesoros a la tierra de Sión recibirá una aherencia en este mundo, y sus obras lo seguirán, y además, un galardón en el mundo venidero.

 49  Sí, y bienaventurados los muertos que amueran en el Señor desde ahora en adelante. Cuando el Señor venga, y las cosas viejas bdejen de ser, y todas las cosas se tornen nuevas, se clevantarán de los muertos y no dmorirán después, y recibirán una herencia ante el Señor en la ciudad santa.

 50  Y el que viva cuando el Señor venga, y haya guardado la fe, abendito es; sin embargo, le es señalado bmorir a la edad del hombre.

 51  Por tanto, los niños acrecerán hasta envejecer; los ancianos morirán; mas no dormirán en el polvo, antes serán bcambiados en un abrir y cerrar de ojos.

 52  Así que, por esta causa los apóstoles predicaron al mundo la resurrección de los muertos.

 53  Estas cosas son las que habéis de esperar; y hablando según la manera del Señor, están ahora aa las puertas, y en un tiempo que está por venir, sí, en el día de la venida del Hijo del Hombre.

 54  Y hasta aquella hora habrá avírgenes insensatas entre las sensatas; y en esa hora se hará una separación completa de los justos y los malvados; y en aquel día enviaré a mis ángeles para bextirpar a los inicuos y arrojarlos al fuego inextinguible.

 55  Y ahora bien, he aquí, de cierto os digo, yo, el Señor, no estoy complacido con mi siervo aSidney Rigdon; se benalteció en su corazón y no aceptó consejos, antes contristó al Espíritu;

 56  por tanto, su aescrito no es aceptable ante el Señor, y preparará otro; y si el Señor no lo recibe, he aquí, no ocupará más el puesto al cual lo he nombrado.

 57  Y además, de cierto os digo, sean ordenados a este poder alos que con mansedumbre desean en su corazón bllamar a los pecadores al arrepentimiento.

 58  Porque éste es un día de amonestación y no de muchas palabras. Porque yo, el Señor, no seré burlado en los últimos días.

 59  He aquí, yo de arriba soy, y mi poder yace abajo. Estoy sobre todas las cosas, y en todo, y en medio de todo, y aescudriño todas las cosas; y vendrá el día en que todas las cosas me estarán sujetas.

 60  He aquí, soy el aAlfa y la Omega, sí, Jesucristo.

 61  Por tanto, cuídense todos los hombres de cómo toman mi anombre en sus labios;

 62  porque he aquí, de cierto os digo, que hay muchos que están bajo esta condenación, que toman el nombre del Señor y lo usan en vano sin tener autoridad.

 63  Arrepiéntanse, pues, de sus pecados los de la iglesia; y yo, el Señor, los reconoceré; de lo contrario, serán desarraigados.

 64  Recordad que lo que viene de arriba es asagrado, y debe bexpresarse con cuidado y por constreñimiento del Espíritu; y en esto no hay condenación, y cmediante la oración recibís el Espíritu; por tanto, si no hay esto, permanece la condenación.

 65  Búsquense un hogar mis siervos José Smith, hijo, y Sidney Rigdon, según se lo manifieste el Espíritu por medio de la aoración.

 66  Falta vencer estas cosas mediante la paciencia, para que quienes tal hagan reciban un más excelente y eterno apeso de bgloria, o de lo contrario, una mayor condenación. Amén.