Doctrina y Convenios

SECCIÓN 65

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Hiram, Ohio, en octubre de 1831 ( History of the Church , 1:218). El Profeta señala esta revelación como una oración.

1–2, Las llaves del reino de Dios se han entregado al hombre sobre la tierra, y la causa del evangelio triunfará; 3–6, El reino milenario de los cielos descenderá y se unirá al reino de Dios sobre la tierra.

  Escuchad y oíd una voz como de uno enviado de lo alto, uno potente y poderoso, cuyas salidas son hasta los cabos de la tierra; sí, cuya voz se dirige a los hombres: aPreparad la vía del Señor, enderezad sus sendas.

  Las allaves del breino de Dios han sido entregadas al hombre en la tierra, y de allí rodará el evangelio hasta los extremos de ella, como la cpiedra cortada del monte, no con mano, ha de rodar, hasta que dllene toda la tierra.

  Sí, una voz que proclama: Preparad la vía del Señor, disponed la acena del Cordero, aparejad para el bEsposo.

  Orad al Señor, invocad su santo nombre, dad a conocer sus maravillosas obras entre el pueblo.

  Implorad al Señor, a fin de que su reino se extienda sobre la faz de la tierra, para que sus habitantes lo reciban y estén preparados para los días que han de venir, en los cuales el Hijo del Hombre adescenderá en el cielo, brevestido del resplandor de su cgloria, para recibir el dreino de Dios establecido sobre la tierra.

  Por tanto, extiéndase el areino de Dios, para que venga el breino de los cielos, a fin de que tú, oh Dios, seas glorificado en los cielos así como en la tierra, para que tus enemigos sean vencidos; porque ctuya es la honra, el poder, y la gloria, para siempre jamás. Amén.