Doctrina y Convenios

SECCIÓN 69

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Hiram, Ohio, en noviembre de 1831 ( History of the Church , 1:234–235). La recopilación de revelaciones que se tenía por objeto publicar en breve se había aprobado en la conferencia especial del 1º de noviembre. El día 3 de noviembre se agregó la revelación que aparece en esta obra como la sección 133 y se le llamó el Apéndice. Por voto de la conferencia, se nombró a Oliver Cowdery para que llevara el manuscrito de las revelaciones y los mandamientos recopilados a Independence, Misuri, con el fin de que se publicaran. También debía llevar consigo el dinero que se había aportado para la edificación de la Iglesia en Misuri. En vista de que en el curso de su viaje tendría que pasar por un territorio poco poblado para llegar a la frontera, fue conveniente que llevara un compañero de viaje.

1–2, John Whitmer ha de acompañar a Oliver Cowdery a Misuri; 3–8, También ha de predicar, recopilar, anotar y escribir datos históricos.

  Escuchadme, dice el Señor vuestro Dios, por el bien de mi siervo aOliver Cowdery. No me parece prudente que se le confíen los mandamientos ni el dinero que llevará a la tierra de Sión, salvo que vaya con él uno que sea leal y fiel.

  Por tanto, yo, el Señor, dispongo que mi siervo aJohn Whitmer acompañe a mi siervo Oliver Cowdery.

  Y también que él continúe escribiendo y recopilando una ahistoria de todas las cosas importantes que él observe y sepa concernientes a mi iglesia;

  y además, que reciba aconsejo y ayuda de mi siervo Oliver Cowdery y de otros.

  Y también mis siervos que andan por la tierra deben enviar un informe de sus amayordomías a la tierra de Sión;

  porque la tierra de Sión será la cabecera, así como el lugar para recibir y hacer todas estas cosas.

  No obstante, viaje mi siervo John Whitmer varias veces de un lugar a otro, de iglesia en iglesia, para que más fácilmente adquiera conocimiento,

  predicando y explicando, escribiendo, copiando, seleccionando y obteniendo todas las cosas que sean para el bien de la iglesia, y para las generaciones futuras que crecerán en la tierra de aSión, para poseerla de generación en generación para siempre jamás. Amén.