Doctrina y Convenios

SECCIÓN 86

Revelación dada por medio de José Smith el Profeta en Kirtland, Ohio, el 6 de diciembre de 1832 ( History of the Church , 1:300). Se recibió esta revelación mientras el Profeta estaba revisando y preparando el manuscrito de la traducción de la Biblia.

1–7, El Señor explica el significado de la parábola del trigo y la cizaña; 8–11, También explica las bendiciones del sacerdocio para aquellos que son herederos legítimos según la carne.

  De cierto, así dice el Señor a vosotros mis siervos, concerniente a la aparábola del trigo y la cizaña:

  He aquí, de cierto os digo, el campo era el mundo, y los apóstoles fueron los sembradores de la semilla;

  y al dormirse éstos, el gran perseguidor de la iglesia, el apóstata, la ramera, aBabilonia, que hace que todas las naciones beban de su copa, en cuyos corazones reina el enemigo, sí, Satanás, se sienta para reinar; he aquí, éste siembra la cizaña; por tanto, la cizaña ahoga el trigo y hace huir a la biglesia al desierto,

  Mas he aquí, en los apostreros días, aun ahora mientras el Señor comienza a sacar a luz la palabra, y la hierba está brotando y todavía está tierna,

  he aquí, de cierto os digo, los aángeles claman al Señor día y noche, y están preparados y esperando ser enviados a bsegar los campos;

  mas el Señor les dice: No arranquéis la cizaña mientras la hierba todavía está tierna (porque de cierto es débil vuestra fe), no sea que destruyáis también el trigo.

  Dejad, pues, que crezcan juntos el trigo y la cizaña hasta que la cosecha esté enteramente madura; entonces primero recogeréis el trigo de entre la cizaña, y después de recoger el trigo, he aquí, la cizaña será atada en haces, y el campo quedará para ser quemado.

  De modo que, así os dice el Señor a vosotros en quienes ha continuado el asacerdocio por el linaje de vuestros padres,

  porque sois aherederos legítimos, según la carne, y habéis sido bescondidos del mundo con Cristo en Dios,

 10  por tanto, vuestra vida y el sacerdocio han permanecido, y es necesario que permanezcan por medio de vosotros y de vuestro linaje hasta la arestauración de todas las cosas que se han declarado por boca de todos los santos profetas desde el principio del mundo.

 11  Así que, benditos sois si perseveráis en mi bondad, siendo una aluz a los gentiles, y por medio de este sacerdocio, un salvador para mi pueblo bIsrael. El Señor lo ha dicho. Amén.