Doctrina y Convenios

SECCIÓN 96

Revelación dada a José Smith el Profeta en la cual se indica el orden de la ciudad o estaca de Sión de Kirtland, Ohio, el 4 de junio de 1833. Se dio de ejemplo a los santos radicados en Kirtland ( History of the Church , 1:352–353). La ocasión fue una conferencia de sumos sacerdotes, y el tema principal que se consideró fue la manera de disponer de ciertos terrenos, conocidos como la hacienda French, que la Iglesia poseía cerca de Kirtland. En vista de que en la conferencia no se pudo llegar a un acuerdo en cuanto a quién debía hacerse cargo de la hacienda, todos consintieron en consultar al Señor en cuanto al asunto.

1, La Estaca de Sión de Kirtland debe fortalecerse; 2–5, El obispo es el que ha de dividir las heredades de los santos; 6–9, John Johnson ha de ser miembro de la orden unida.

  He aquí, os digo, os muestro sabiduría para que sepáis cómo obrar concerniente a este asunto, porque me es conveniente que se fortalezca aesta estaca que he establecido para la fuerza de Sión.

  Por tanto, hágase cargo mi siervo Newel K. Whitney del lugar que se os ha señalado, sobre el cual me propongo edificar mi santa casa.

  Y además, divídase en solares, según fuere prudente, para el beneficio de los que buscan heredades, conforme a lo que determinéis entre vosotros en concilio.

  Tened cuidado, pues, de atender a este asunto y a la porción que sea necesaria para el beneficio de mi aorden, con objeto de llevar mi palabra a los hijos de los hombres.

  Porque he aquí, de cierto os digo, esto es lo que me es más conveniente, que salga mi palabra a los hijos de los hombres con objeto de sojuzgar sus corazones para vuestro bien. Así sea. Amén.

  Y además, de cierto os digo, que me es prudente y oportuno que mi siervo John Johnson, cuya ofrenda he aceptado y cuyas oraciones he oído, a quien hago promesa de vida eterna, si guarda mis mandamientos desde ahora en adelante

  —porque es descendiente de aJosé y partícipe de las bendiciones de la promesa hecha a sus padres—

  de cierto os digo, me es oportuno que sea miembro de la orden, para que ayude a llevar mi palabra a los hijos de los hombres.

  Por tanto, lo ordenaréis para esta bendición, y procurará diligentemente liquidar los gravámenes que pesan sobre la casa que se os ha señalado, para que él more en ella. Así sea. Amén.