Bendición de los enfermos

    Bendición que dan a los enfermos hombres que poseen el Sacerdocio de Melquisedec, valiéndose del aceite consagrado.

    • Ven y pon tu mano sobre ella, Mateo 9:18.
    • Jesús sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos, Mar. 6:5.
    • Los doce ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban, Mar. 6:13.
    • Los enfermos debían llamar a los ancianos de la Iglesia (élderes) para que los ungieran y los sanaran, Stg. 5:14–15.
    • No sanaréis enfermos a menos que os lo pidan aquellos que deseen, DyC 24:13–14.
    • Los élderes impondrán las manos sobre los enfermos, DyC 42:44.
    • Pon tus manos sobre los enfermos, y sanarán, DyC 66:9.