1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Blasfemar, Blasfemia

Véase también Pecado imperdonable; Profanidad.

Hablar en forma irrespetuosa o irreverente de Dios o de lo que es sagrado.

En varias ocasiones, los judíos acusaron a nuestro Señor de proferir blasfemias por decir que tenía potestad para perdonar pecados (Mateo 9:2–3; Lucas 5:20–21), porque afirmaba ser el Hijo de Dios (Juan 10:22–36; 19:7), y porque decía que lo verían “sentado a la diestra del poder de Dios, y viniendo en las nubes del cielo” (Mateo 26:64–65). Estas acusaciones habrían sido válidas si en realidad no hubiera sido todo lo que afirmaba ser. La acusación presentada contra Él por los testigos falsos en el juicio ante el concilio (Mateo 26:59–61) fue de haber blasfemado contra el templo de Dios. La blasfemia contra el Espíritu Santo, que consiste en negar deliberadamente a Cristo después de haber recibido un conocimiento perfecto de Él por medio del Espíritu, constituye, en efecto, el pecado imperdonable (Mateo 12:31–32; Mar. 3:28–29; DyC 132:27).

  • El que blasfemare el nombre de Jehová, ha de ser muerto, Lev. 24:16 (11–16).
  • Los enemigos del Señor no quedarán para blasfemar su nombre, DyC 105:15.
  • La venganza vendrá sobre aquellos que blasfemen contra el Señor, DyC 112:24–26.