1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Bendecido, bendecir, bendición

Conferir sobre una persona un favor divino. Todo lo que contribuya a la verdadera felicidad, al bienestar o a la prosperidad es una bendición.

Todas las bendiciones se basan en leyes eternas (DyC 130:20–21). Dios desea que sus hijos encuentren gozo en la vida (2 Ne. 2:25), por lo que les da bendiciones como resultado de la obediencia de éstos a sus mandamientos (DyC 82:10), como respuesta a una oración u ordenanza del sacerdocio (DyC 19:38; 107:65–67), o por la gracia de Él (2 Ne. 25:23).

Una serie bien conocida de afirmaciones referente al tema de las bendiciones se conoce como las Bienaventuranzas (Mateo 5:1–12; 3 Ne. 12:1–12).

Bendiciones en general

  • Haré de ti una nación grande, y te bendeciré, Gén. 12:2–3 (1 Ne. 15:18; Abr. 2:9–11).
  • Hay bendiciones sobre la cabeza del justo, Prov. 10:6.
  • El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones, Prov. 28:20.
  • Os abriré las ventanas de los cielos y derramaré sobre vosotros bendición, Mal. 3:10 (3 Ne. 24:10).
  • En las Bienaventuranzas se prometen bendiciones, Mateo 5:1–12 (3 Ne. 12:1–12).
  • Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero, Apoc. 19:9.
  • El que es justo es favorecido de Dios, 1 Ne. 17:35 (Mos. 10:13).
  • Si lo escucháis, os dejo una bendición, 2 Ne. 1:28.
  • Os dejo la misma bendición, 2 Ne. 4:9.
  • Él os bendice inmediatamente, Mos. 2:24.
  • El Señor bendice y hace prosperar a aquellos que en él ponen su confianza, Hel. 12:1.
  • Ayudad a que salga a luz mi obra, y seréis bendecidos, DyC 6:9.
  • Ora siempre, y grande será tu bendición, DyC 19:38.
  • Bautízate, y recibirás mi Espíritu y una bendición mayor que cualquiera que hayas conocido, DyC 39:10.
  • Tras mucha tribulación vienen las bendiciones, DyC 58:4.
  • Mando, y los hombres no obedecen; revoco, y no reciben la bendición, DyC 58:32.
  • No habéis entendido cuán grandes bendiciones el Padre ha preparado para vosotros, DyC 78:17.
  • Del sumo sacerdocio procede la administración de las ordenanzas y las bendiciones para la iglesia DyC 107:65–67.
  • Hay una ley sobre la cual todas las bendiciones se basan DyC 130:20.
  • Todos los que quieran recibir una bendición de mi mano han de obedecer la ley, DyC 132:5.
  • El Señor tiene bendiciones reservadas para aquellos que lo aman, DyC 138:52.
  • Abraham buscó las bendiciones de los patriarcas, y el derecho de administrarlas, Abr. 1:2.

Bendición de los niños.

  • Tomándolos en los brazos, los bendecía, Mar. 10:16.
  • Tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y los bendijo, 3 Ne. 17:21.
  • Los élderes bendecirán a los niños en el nombre de Jesucristo, DyC 20:70.