Guía para el Estudio de las Escrituras

  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Consagrar, ley de consagración

Dedicar(se), santificar(se), alcanzar la rectitud. La ley de consagración es un principio divino por el cual hombres y mujeres dedican voluntariamente su tiempo, su talento o habilidades y sus bienes materiales al establecimiento y la edificación del reino de Dios.

  • Hoy os habéis consagrado a Jehová: Éx. 32:29.
  • Todos los que habían creído tenían en común todas las cosas: Hech. 2:44–45.
  • Tenían en común todas las cosas; por tanto, no había ricos ni pobres: 4 Ne. 1:3.
  • El Señor explica los principios de la ley de consagración: DyC 42:30–39. DyC 51:2–19; DyC 58:35–36.
  • Un hombre no debe poseer más que otro: DyC 49:20.
  • Se dio una porción igual a cada hombre, según su familia: DyC 51:3.
  • Se estableció una orden para que los santos fueran iguales en los vínculos de cosas celestiales y terrenales: DyC 78:4–5.
  • Todo hombre debía tener el mismo derecho, según sus carencias y necesidades: DyC 82:17–19.
  • Sion solamente puede edificarse sobre los principios de la ley celestial: DyC 105:5.
  • El pueblo de Enoc era uno en corazón y voluntad y vivía en rectitud; y no había pobres entre ellos: Moisés 7:18.