1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Convenio (pacto)

Un acuerdo entre Dios y el hombre, aunque las dos partes no se encuentran al mismo nivel. Dios fija las condiciones del convenio o pacto, y el hombre acuerda hacer lo que Él pida. A cambio, Dios promete ciertas bendiciones basadas en esa obediencia.

Los principios y las ordenanzas se reciben mediante convenios. Los miembros de la Iglesia que hacen estos convenios prometen honrarlos. Por ejemplo, en el bautismo los miembros hacen convenios con el Señor y al participar de la Santa Cena los renuevan. En el templo se hacen convenios adicionales. El pueblo del Señor es el pueblo del convenio y recibe grandes bendiciones al guardar sus convenios con el Señor.

  • Estableceré mi pacto contigo, Gén. 6:18.
  • Si guardareis mi pacto, seréis mi especial tesoro, Éx. 19:5.
  • No harás alianza con ellos, ni con sus dioses, Éx. 23:32.
  • Guardarán el día de reposo por pacto perpetuo, Éx. 31:16.
  • No invalidaré jamás mi pacto con vosotros, Jue. 2:1.
  • Juntadme mis santos, los que hicieron conmigo pacto con sacrificio, Sal. 50:5 (DyC 97:8).
  • Para acordarse de su santo pacto Lucas 1:72 (DyC 90:24).
  • El poder del Cordero de Dios descendió sobre el pueblo del convenio del Señor, 1 Ne. 14:14.
  • El convenio que el Señor hizo con Abraham se ha de cumplir en los postreros días, 1 Ne. 15:18 (3 Ne. 16:5, 11–12; 21:7; Morm. 9:37).
  • El pueblo de Benjamín estuvo dispuesto a concertar un convenio con Dios de servirle hasta morir, Mos. 5:5.
  • El bautismo es un testimonio de que el hombre ha hecho convenio con Dios de hacer su voluntad, Mos. 18:13.
  • Sois los hijos del convenio, 3 Ne. 20:25–26.
  • Los ángeles cumplen y llevan a efecto la obra de los convenios del Padre, Moro. 7:29, 31.
  • El derramamiento de la sangre de Cristo es según el convenio del Padre, Moro. 10:33.
  • Toda persona que pertenezca a esta Iglesia de Cristo procurará guardar todos los convenios, DyC 42:78.
  • Benditos son aquellos que han guardado el convenio, DyC 54:6.
  • Quien viole el convenio sempiterno perderá su oficio y estado en la Iglesia, DyC 78:11–12.
  • Todos los que reciben el sacerdocio reciben este juramento y convenio, DyC 84:39–40.
  • Están dispuestos a cumplir sus convenios con sacrificio, DyC 97:8.
  • El convenio matrimonial puede ser eterno, DyC 132.
  • Éste será nuestro convenio: Andaremos en todas las ordenanzas, DyC 136:4.