1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Muerte espiritual

El estar separado de Dios y de su influencia; morir en cuanto a las cosas que pertenecen a la rectitud. Lucifer y una tercera parte de las huestes del cielo padecieron la muerte espiritual cuando fueron echados del cielo (DyC 29:36–37).

La caída de Adán introdujo la muerte espiritual en el mundo (Moisés 6:48). Los seres mortales de pensamientos, palabras y obras inicuos están muertos espiritualmente aunque sigan con vida sobre la tierra (1 Tim. 5:6). Por medio de la expiación de Jesucristo y de la obediencia a los principios y ordenanzas del evangelio, el hombre llega a quedar limpio del pecado y a vencer la muerte espiritual.

La muerte espiritual también existirá como posibilidad después de la muerte del cuerpo físico. Todos seremos juzgados: tanto los seres resucitados como el diablo y sus ángeles. Los que se hayan rebelado conscientemente contra la luz y la verdad del evangelio padecerán la muerte espiritual. A esta muerte a menudo se le llama la segunda muerte (Alma 12:16; Hel. 14:16–19; DyC 76:36–38).

  • Los malignos serán destruidos, Sal. 37:9.
  • El ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz, Rom. 8:6 (2 Ne. 9:39).
  • Las codicias hunden a los hombres en destrucción y perdición, 1 Tim. 6:9.
  • El pecado da a luz la muerte, Stg. 1:15.
  • El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte, Apoc. 20:6, 12–14.
  • Los inicuos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda, Apoc. 21:8 (DyC 63:17–18).
  • Los hombres son libres para escoger la libertad y la vida eterna, o la cautividad y la muerte, 2 Ne. 2:27 (2 Nefi 10:23; Alma 29:5; Hel. 14:30–31).
  • Dios ha preparado un medio para que escapemos de la muerte y el infierno, 2 Ne. 9:10.
  • Libraos de los sufrimientos del infierno para que no sufráis la segunda muerte, Jacob 3:11.
  • El hombre natural es enemigo de Dios, Mos. 3:19.
  • El Señor os conceda el arrepentimiento para que no sufráis la segunda muerte, Alma 13:30.
  • Alma fue ceñido con las eternas cadenas de la muerte, Alma 36:18.
  • Los inicuos mueren en cuanto a las cosas concernientes a la rectitud, Alma 40:26 (12:16).
  • La caída trajo una muerte espiritual sobre todo el género humano, Alma 42:9 (Hel. 14:16–18).
  • Cuando Adán cayó, murió espiritualmente, DyC 29:40–41, 44.