1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Deuda

Véase también Perdonar.

En el contexto de las Escrituras, el dinero o la propiedad que se debía a otro hacía que el deudor estuviera bajo cierto tipo de servidumbre. En otro sentido, Jesús enseñó que debemos pedirle al Padre que nos perdone nuestras deudas, o sea, que nos libre de pagar el precio de nuestros pecados -por medio de la expiación de Jesucristo- después que nosotros hayamos perdonado las ofensas de los demás (Mateo 6:12; 3 Ne. 13:11).

  • El impío toma prestado, y no paga, Sal. 37:21.
  • El que toma prestado es siervo del que presta, Prov. 22:7.
  • Toda aquella deuda te perdoné. ¿No debías tú también tener misericordia?, Mateo 18:23–35.
  • No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros, Rom. 13:8.
  • Estáis eternamente en deuda con vuestro Padre Celestial, Mos. 2:21–24, 34.
  • El que pida prestado a su vecino, debe devolver aquello que pida prestado, Mos. 4:28.
  • Paga la deuda que has contraído. Líbrate de la servidumbre, DyC 19:35.
  • Está prohibido contraer deudas con vuestros enemigos, DyC 64:27.
  • Pagad todas vuestras deudas, DyC 104:78.
  • No contraigan deudas para la edificación de la casa del Señor, DyC 115:13.