1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Ayunar, Ayuno

Véase también Bienestar; Limosna; Ofrenda; Pobres.

Abstenerse voluntariamente de ingerir alimentos y bebidas con el fin de acercarse al Señor e invocar sus bendiciones. Cuando se ayuna, ya sea individualmente o en grupo, también se debe orar para comprender la voluntad de Dios y para desarrollar mayor fortaleza espiritual. Los verdaderos creyentes siempre han practicado el ayuno.

Actualmente, en la Iglesia se designa un domingo del mes con el fin de ayunar. En ese día, los miembros de la Iglesia se abstienen de ingerir alimentos y bebidas durante veinticuatro horas y donan a la Iglesia el dinero que habrían gastado en dichos alimentos. A esa donación se le llama ofrenda de ayuno. La Iglesia utiliza las ofrendas para ayudar a los pobres y a los necesitados.

  • Ayunamos y pedimos a nuestro Dios Esd. 8:21–23, 31.
  • Ayuné y oré delante del Dios de los cielos, Neh. 1:4.
  • Ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, Ester 4:16.
  • Afligí con ayuno mi alma, Sal. 35:13.
  • ¿Es tal el ayuno que yo escogí?, Isa. 58:3–12.
  • Y volví mi rostro a Dios el Señor, buscándole en oración y ruego, en ayuno, Dan. 9:3.
  • Convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno, Joel 2:12.
  • Los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno Jonás 3:5.
  • Jesucristo ayunó cuarenta días y cuarenta noches, Mateo 4:2 (Éx. 34:28; 1 Rey. 19:8; Lucas 4:1–2).
  • Lava tu rostro, para no mostrar a los hombres que ayunas, Mateo 6:18 (3 Ne. 13:16).
  • Este género no sale sino con oración y ayuno, Mateo 17:21.
  • Continuad ayunando y orando, Omni 1:26 (4 Ne. 1:12).
  • Empezaron a ayunar y a rogar al Señor su Dios, Mos. 27:22.
  • He ayunado y orado muchos días para poder saber estas cosas, Alma 5:46.
  • Mandó a los hijos de Dios que se unieran en ayuno y ferviente oración, Alma 6:6.
  • Los hijos de Mosíah se habían dedicado a mucha oración y ayuno, Alma 17:3, 9.
  • Después de la muerte de muchos nefitas, hubo un tiempo de mucho ayuno y oración, Alma 28:5–6.
  • Ayunaron y oraron mucho, Alma 45:1 (Hel. 3:35).
  • Prepararás tus alimentos con sencillez de corazón, a fin de que tus ayunos sean perfectos, DyC 59:13–14.
  • Os doy el mandamiento de perseverar en la oración y el ayuno, DyC 88:76.