1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Ley de Moisés

Por conducto de Moisés, Dios dio leyes a la casa de Israel para reemplazar la ley mayor que ésta no pudo cumplir (Éx. 34; TJS, Éx. 34:1–2; TJS, Deut. 10:2). La ley de Moisés constaba de muchos principios, reglas, ceremonias, ritos y símbolos, que tenían como fin hacer recordar frecuentemente al pueblo sus deberes y responsabilidades. Incluía una ley de mandamientos y de observancias morales, éticos, religiosos y físicos -incluso sacrificios (Lev. 1 a 7)- que tenían la finalidad de hacer al pueblo recordar a Dios y su deber para con Él (Mos. 13:30). La fe, el arrepentimiento, el bautismo en el agua y la remisión de los pecados formaban parte de la ley, así como también los Diez Mandamientos y muchos otros mandamientos de elevado valor ético y moral. Gran parte de la ley ceremonial se cumplió con la muerte y resurrección de Jesucristo, lo que dio fin al sacrificio por derramamiento de sangre (Alma 34:13–14). La ley era administrada bajo el Sacerdocio Aarónico y era el evangelio preparatorio para llevar a sus seguidores a Cristo.

  • Les daré la ley, como la primera, pero será según la ley de un mandamiento carnal, TJS, Éx. 34:1–2.
  • La ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo Gál. 3:19–24.
  • Observamos la ley de Moisés, y esperamos anhelosamente y con firmeza en Cristo, 2 Ne. 25:24–30.
  • La salvación no viene sólo por la ley de Moisés, Mos. 12:27 a 13:32.
  • En mí se ha cumplido la ley de Moisés, 3 Ne. 9:17.
  • La ley que se dio a Moisés tiene su fin en mí, 3 Ne. 15:1–10.
  • Debido a la desobediencia, el Señor tomó a Moisés y el Santo Sacerdocio de entre los hijos de Israel, dejando la ley de mandamientos carnales, DyC 84:23–27.