1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Hombre(s)

Esta palabra se refiere a todo el género humano, tanto mujeres como hombres. Todos los hombres y las mujeres son literalmente progenie espiritual del Padre Celestial. Cuando nacen en esta vida, reciben un cuerpo físico y mortal, creado a la imagen de Dios (Gén. 1:26–27). Todo hombre y toda mujer que con fidelidad reciban las ordenanzas necesarias, guarden sus convenios y obedezcan los mandamientos de Dios entrarán en su exaltación y llegarán a ser como Dios.

El hombre, hijo espiritual de nuestro Padre Celestial.

  • Se postraron sobre sus rostros, y dijeron: Dios, Dios de los espíritus de toda carne, Núm. 16:22 (Núm. 27:16).
  • Hijos sois de Jehová vuestro Dios, Deut. 14:1.
  • Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo, Sal. 82:6.
  • Sois hijos del Dios viviente, Oseas 1:10.
  • ¿No tenemos todos un mismo padre? ¿No nos ha creado un mismo Dios?, Mal. 2:10.
  • Somos linaje de Dios Hech. 17:29.
  • El Espíritu mismo da testimonio de que somos hijos de Dios, Rom. 8:16.
  • Obedeced al Padre de los espíritus, Heb. 12:9.
  • Los espíritus de todos los hombres son llevados de regreso a ese Dios que les dio la vida, Alma 40:11.
  • Los habitantes de los mundos son engendrados hijos e hijas para Dios, DyC 76:24.
  • El hombre estuvo en el principio con el Padre, DyC 93:23, 29.
  • Yo, Dios, creé espiritualmente todas las cosas antes que existiesen sobre la faz de la tierra, Moisés 3:5–7.
  • Yo soy Dios; yo hice el mundo y a los hombres antes que existiesen en la carne, Moisés 6:51.

Su potencial para llegar a ser como nuestro Padre Celestial.

  • Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre, Mateo 5:48 (3 Ne. 12:48).
  • ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?, Juan 10:34 (DyC 76:58).
  • El hombre puede llegar a ser heredero de Dios y coheredero con Cristo, Rom. 8:17.
  • Eres hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo, Gál. 4:7.
  • Cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, 1 Juan 3:2.
  • Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, Apoc. 3:21.
  • Les he concedido llegar a ser hijos de Dios, 3 Ne. 9:17.
  • Los que saldrán en la resurrección de los justos son dioses, sí, los hijos de Dios, DyC 76:50, 58.
  • Entonces serán dioses, porque tendrán todo poder, DyC 132:20.