1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Juramento

En las Escrituras, este vocablo por regla general significa un convenio (pacto) o promesa sagrados; no obstante, las personas impías, entre ellas, Satanás y sus ángeles, también hacen juramentos para lograr sus fines inicuos. En los tiempos del Antiguo Testamento, los juramentos eran aceptables; sin embargo, Jesucristo enseñó que no debemos jurar en el nombre de Dios ni de ninguna de sus creaciones (Mateo 5:33–37).

  • Confirmaré el juramento que hice a Abraham, Gén. 26:3.
  • Cuando alguno hiciere juramento ligando su alma con obligación, no quebrantará su palabra Núm. 30:2.
  • Juraron que andarían en la ley de Dios, Neh. 10:29.
  • Cumplirás al Señor tus juramentos, Mateo 5:33 (Ecle. 5:1–2; 3 Ne. 12:33).
  • Dios jura con juramento, Heb. 6:13–18.
  • Cuando Zoram se juramentó, cesaron nuestros temores respecto a él, 1 Ne. 4:37.
  • El pueblo de Ammón hizo juramento de no verter más sangre, Alma 53:11.
  • Los nefitas inicuos hicieron convenios y juramentos secretos con Satanás, Hel. 6:21–30.
  • Los hombres obtienen la vida eterna por medio del juramento y convenio del sacerdocio, DyC 84:33–42.
  • Todos los convenios, contratos, vínculos, compromisos y juramentos que no son sellados por el Santo Espíritu de la promesa terminan cuando mueren los hombres DyC 132:7.