1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Obediencia, obediente, obedecer

En el sentido espiritual, obedecer significa hacer la voluntad de Dios.

  • Noé hizo conforme a todo lo que Dios le mandó, Gén. 6:22.
  • Abraham obedeció a Jehová, Gén. 22:15–18.
  • Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, Éx. 24:7.
  • Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, Deut. 6:1–3.
  • Amando a Jehová y atendiendo a su voz, Deut. 30:20.
  • El obedecer es mejor que los sacrificios, 1 Sam. 15:22.
  • Teme a Dios, y guarda sus mandamientos, Ecle. 12:13–14.
  • No todos entrarán en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad del Padre, Mateo 7:21 (3 Ne. 14:21).
  • El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, Juan 7:17.
  • Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres, Hech. 5:29.
  • Hijos, obedeced a vuestros padres, Efe. 6:1 (Col. 3:20).
  • Iré y haré lo que el Señor ha mandado, 1 Ne. 3:7.
  • Obedeciendo la voz del Espíritu, 1 Ne. 4:6–18.
  • Si los hijos de los hombres guardan los mandamientos de Dios, Él los alimenta, 1 Ne. 17:3.
  • Cuidaos, no sea que optéis por obedecer al espíritu malo, Mos. 2:32–33, 37 (DyC 29:45).
  • Los hombres reciben su recompensa de acuerdo con el espíritu que quisieron obedecer, Alma 3:26–27.
  • Los hombres deben hacer muchas cosas de su propia voluntad, DyC 58:26–29.
  • En nada ofende el hombre a Dios sino aquellos que no confiesan su mano y no obedecen sus mandamientos, DyC 59:21.
  • Yo, el Señor, estoy obligado cuando hacéis lo que os digo, DyC 82:10.
  • Toda alma que obedezca mi voz verá mi faz y sabrá que yo soy, DyC 93:1.
  • Es necesario que mi pueblo sea disciplinado hasta que aprenda la obediencia DyC 105:6.
  • Cuando recibimos una bendición de Dios, es porque se obedece aquella ley sobre la cual se basa, DyC 130:21.
  • Adán fue obediente, Moisés 5:5.
  • Con esto los probaremos, para ver si harán todas las cosas que el Señor les mandare, Abr. 3:25.