1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Ordenación, ordenar

Nombrar o conferir autoridad u oficio. En la Iglesia del Señor, para que alguien ejerza autoridad, debe ser llamado por Dios, por profecía, y debe haberla recibido por la imposición de manos, de aquellos que poseen la autoridad para hacerlo (AdeF 5). Aunque la persona reciba la autoridad mediante la ordenación, la ejerce bajo la dirección de los que poseen las llaves pertinentes a esa autoridad.

  • Te di por profeta a las naciones, Jer. 1:5.
  • No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto Juan 15:16.
  • Alma, teniendo autoridad de Dios, ordenó sacerdotes, Mos. 18:18.
  • Los hombres son ordenados al sumo sacerdocio con una santa ordenanza, Alma 13:1–9.
  • Jesús llamó y ordenó a doce discípulos, 3 Ne. 12:1.
  • Los élderes ordenan presbíteros y maestros mediante la imposición de manos, Moro. 3:1–4.
  • Debes esperar todavía un poco, porque aún no has sido ordenado, DyC 5:17.
  • José Smith fue ordenado apóstol de Jesucristo, DyC 20:2 (27:12).
  • No se ordenará a ninguna persona sin el voto de la iglesia, DyC 20:65.
  • A ninguno le será permitido predicar mi evangelio a menos que sea ordenado por alguien que tenga autoridad, DyC 42:11.
  • Se ordena a los élderes para predicar el evangelio, DyC 50:13–18.
  • Es el deber de los Doce ordenar y organizar a todos los otros oficiales de la Iglesia, DyC 107:58.
  • Busqué las bendiciones de los patriarcas, y el derecho al cual yo debía ser ordenado, Abr. 1:2.
  • José Smith y Oliver Cowdery se ordenaron el uno al otro al Sacerdocio Aarónico, JS–H 1:68–72.