1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Profeta

Persona llamada por Dios para que hable en Su nombre. En calidad de mensajero de Dios, el profeta recibe mandamientos, profecías y revelaciones de Él. La responsabilidad del profeta consiste en hacer conocer a la humanidad la voluntad y la verdadera naturaleza de Dios, y demostrar el significado que tienen sus tratos con ellos. El profeta denuncia el pecado y predice sus consecuencias; es predicador de rectitud. En algunas ocasiones, puede recibir inspiración para predecir el futuro en beneficio del ser humano; no obstante, su responsabilidad primordial es la de dar testimonio de Cristo. El Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es el profeta de Dios sobre la tierra en la actualidad. A los miembros de la Primera Presidencia y del Quórum de los Doce Apóstoles se les sostiene como profetas, videntes y reveladores.

  • Ojalá todo el pueblo de Jehová fuese profeta, Núm. 11:29.
  • Cuando haya entre vosotros profeta de Jehová, le apareceré en visión, Núm. 12:6.
  • Jehová amonestó a Israel por medio de todos los profetas, 2 Rey. 17:13 (2 Cró. 36:15–16; Jer. 7:25).
  • Te di por profeta a las naciones, Jer. 1:5, 7.
  • El Señor revela su secreto a sus siervos los profetas, Amós. 3:7.
  • Habló por boca de sus santos profetas, Lucas 1:70 (Hech. 3:21).
  • De Jesucristo dan testimonio todos los profetas, Hech. 10:43.
  • Dios puso profetas en la Iglesia, 1 Cor. 12:28 (Efe. 4:11).
  • La Iglesia está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, Efe. 2:19–20.
  • El pueblo ha rechazado las palabras de los profetas, 1 Ne. 3:17–18 (2 Ne. 26:3).
  • Por el Espíritu son reveladas a los profetas todas las cosas, 1 Ne. 22:1–2.
  • Cristo vino al mundo para cumplir todas las cosas que había declarado por boca de sus santos profetas, 3 Ne. 1:13 (DyC 42:39).
  • Aquellos que no prestaren atención a las palabras de los profetas serán desarraigados, DyC 1:14.
  • Quienes creen en las palabras de los profetas tienen vida eterna, DyC 20:26.
  • Recibiréis la palabra del profeta como si viniera de mi propia boca, DyC 21:4–6.
  • Las revelaciones y los mandamientos para la Iglesia se reciben únicamente por conducto de aquel que el Señor ha nombrado, DyC 43:1–7.
  • El deber del presidente es presidir a toda la Iglesia, y ser semejante a Moisés, ser profeta, DyC 107:91–92.
  • Creemos en profetas, AdeF 6.