1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Revelación

Comunicación de Dios con sus hijos sobre la tierra. La revelación se recibe mediante la luz de Cristo y el Espíritu Santo, y también por medio de inspiración, visiones, sueños o mediante la visita de ángeles. La revelación brinda la guía que puede conducir a los fieles a la salvación eterna en el reino celestial.

El Señor revela su obra a sus profetas y confirma a los creyentes que son verdaderas las revelaciones que éstos reciben (Amós 3:7). Por medio de la revelación, el Señor guía individualmente a todo aquel que la busque y que tenga fe, se arrepienta y sea obediente al Evangelio de Jesucristo. “El Espíritu Santo es un revelador”, dijo José Smith, “y ningún hombre puede recibir el Espíritu Santo sin recibir revelaciones”.

En la Iglesia del Señor, los integrantes de la Primera Presidencia y del Consejo de los Doce son profetas, videntes y reveladores para la Iglesia y para el mundo. El Presidente de la Iglesia es la única persona, entre todos ellos, autorizada por el Señor para recibir revelaciones para toda la Iglesia (DyC 28:2–7); sin embargo, toda persona puede recibir revelación personal para su propio beneficio.

  • De todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre, Deut. 8:3 (Mateo 4:4; DyC 98:11).
  • Jehová habla con un silbo apacible y delicado, 1 Rey. 19:12.
  • Sin profecía el pueblo se desenfrena, Prov. 29:18.
  • No hará nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas, Amós 3:7.
  • Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre Mateo 16:15–19.
  • El Espíritu de verdad os guiará a toda la verdad y os hará saber las cosas que habrán de venir, Juan 16:13.
  • Si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, Stg. 1:5.
  • Se revelarán todas las cosas, 2 Ne. 27:11.
  • Daré a los hijos de los hombres línea por línea, 2 Ne. 28:30.
  • No hay nada secreto que no haya de ser revelado, 2 Ne. 30:17.
  • El Espíritu Santo os mostrará todas las cosas, 2 Ne. 32:5.
  • Nadie hay que conozca las sendas de Dios a menos que le sean reveladas, Jacob 4:8.
  • Alma ayunó y oró para recibir revelación, Alma 5:46.
  • Cosas que nunca se han revelado serán reveladas a los fieles, Alma 26:22.
  • Vosotros que negáis las revelaciones no conocéis el evangelio de Cristo y no comprendéis las Escrituras, Morm. 9:7–8.
  • No recibís ningún testimonio sino hasta después de la prueba de vuestra fe, Éter 12:6.
  • Mi palabra toda será cumplida, DyC 1:38.
  • ¿No hablé paz a tu mente en cuanto al asunto?, DyC 6:22–23.
  • Hablaré a tu mente y a tu corazón, DyC 8:2–3.
  • Si está bien, haré que tu pecho arda dentro de ti, DyC 9:8.
  • No niegues el espíritu de revelación, DyC 11:25.
  • Si pides, recibirás revelación tras revelación, DyC 42:61.
  • Lo que hablen cuando sean inspirados por el Espíritu Santo, será la voz del Señor, DyC 68:4.
  • Dios os dará conocimiento, DyC 121:26.
  • José Smith vio al Padre y al Hijo, JS–H 1:17.
  • Creemos todo lo que Dios ha revelado y aún revelará, AdeF 7, 9.