1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Riquezas

Véase también Dinero; Orgullo.

Abundancia de bienes. El Señor aconseja a los santos no buscar las riquezas del mundo excepto para hacer el bien. Los santos no deben dar más importancia a la búsqueda de las riquezas del mundo que a la búsqueda del reino de Dios, el cual tiene las riquezas de la eternidad (Jacob 2:18–19).

  • Si se aumentan las riquezas, no pongáis el corazón en ellas, Sal. 62:10.
  • No aprovecharán las riquezas en el día de la ira Prov. 11:4.
  • El que confía en sus riquezas caerá, Prov. 11:28.
  • De más estima es el buen nombre que las muchas riquezas Prov. 22:1.
  • ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!, Mar. 10:23 (Lucas 18:24–25).
  • Raíz de todos los males es el amor al dinero 1 Tim. 6:10.
  • ¡Ay de los ricos que desprecian a los pobres y cuyo tesoro es su dios!, 2 Ne. 9:30.
  • Los ricos justos no ponían el corazón en las riquezas, sino que eran generosos con todos, Alma 1:30.
  • El pueblo empezó a llenarse de orgullo por motivo de sus grandes riquezas, Alma 4:6–8.
  • El pueblo se distinguía por clases, según sus riquezas, 3 Ne. 6:12.
  • No busquéis riquezas sino sabiduría, DyC 6:7 (Alma 39:14; DyC 11:7).
  • Las riquezas de la tierra son de Dios para dar; mas cuidaos del orgullo, DyC 38:39.

Las riquezas de la eternidad

  • Haceos tesoros en el cielo, Mateo 6:19–21.
  • ¡Cuántas veces os he llamado por las riquezas de la vida eterna, DyC 43:25.
  • Las riquezas de la eternidad son mías para dar, DyC 67:2 (78:18).