1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Día de reposo

Día santo que se ha señalado en la semana para el descanso y la adoración. Después que Dios creó todas las cosas, descansó el día séptimo y mandó que se apartara un día de la semana como día de reposo para que las personas se acuerden de Él (Éx. 20:8–11).

Antes de la resurrección de Cristo, los miembros de la Iglesia, al igual que los judíos, observaban como día de reposo el último día de la semana. Después de la Resurrección, los miembros de la Iglesia, ya fueran judíos o gentiles, guardaron el primer día de la semana (el día del Señor) para recordar la resurrección del Señor. En la actualidad, en la Iglesia se sigue observando un día santo de reposo todas las semanas, en el que se adora a Dios y se descansa de las labores del mundo.

El día de reposo nos recuerda que tenemos la necesidad de nutrirnos espiritualmente y el deber de obedecer a Dios. Cuando una nación se descuida en su observancia del día de reposo, todos los aspectos de la vida se ven afectados y se deteriora la vida religiosa (Neh. 13:15–18; Jer. 17:21–27).

  • El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo: Mar. 2:23–28.
  • El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo: Lucas 6:1–10.
  • Jesús enseñó en una sinagoga y sanó enfermos en el día de reposo: Lucas 13:10–14.
  • Los nefitas santificaban el día de reposo: Jarom 1:5.
  • Les mandó que observaran el día de reposo y lo santificaran: Mos. 18:23.
  • Ofrecerás tus sacramentos en mi día santo: DyC 59:9–13.
  • Los habitantes de Sion observarán el día del Señor: DyC 68:29.