Guía para el Estudio de las Escrituras

  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. Y
  25. Z

Templo, Casa del Señor

Literalmente, la Casa del Señor. Él siempre ha mandado a Su pueblo edificar templos, santuarios sagrados en los cuales los miembros dignos de la Iglesia efectúan las ordenanzas y ceremonias sagradas del Evangelio por ellos mismos y también a favor de los muertos. Debido a que el Señor visita Sus templos, estos son más sagrados que cualquiera de los centros de adoración de la tierra.

El tabernáculo que erigieron Moisés y los hijos de Israel en realidad era un templo portátil que los israelitas utilizaron durante su éxodo de Egipto.

El templo más conocido de los que se mencionan en el Antiguo Testamento es el que se construyó en Jerusalén en la época de Salomón (2 Cró. 2–5). Los babilonios lo destruyeron casi en su totalidad en el año 587 a.C., y Zorobabel lo restauró unos setenta años después (Esdras 1–6). Este edificio fue incendiado parcialmente en el año 37 a.C., pero más adelante Herodes el Grande lo volvió a reconstruir. Los romanos lo destruyeron en el año 70 de nuestra era.

En el Libro de Mormón los seguidores justos de Dios construyeron templos y adoraron en ellos (2 Ne. 5:16; Mos. 1:18; 3 Ne. 11:1). La construcción y el uso correcto de los templos son, en cualquier dispensación, señales de la Iglesia verdadera, incluso la Iglesia restaurada de nuestros tiempos. El Templo de Kirtland fue el primero que se edificó y se dedicó al Señor en esta dispensación. Desde esa época, se han dedicado templos en muchas partes del mundo.

  • El Señor mandó a los santos construir un templo en Misuri: DyC 57:3. DyC 84:3–5.
  • Estableced una casa de Dios: DyC 88:119. DyC 109:8.
  • El Señor reprendió a los santos por no haber construido un templo: DyC 95:1–12.
  • No entraré en templos inmundos: DyC 97:15–17.
  • He aceptado esta casa, y mi nombre estará aquí: DyC 110:7–8.
  • A mi pueblo siempre se le manda construir una casa a mi santo nombre: DyC 124:39.
  • La gran obra para efectuarse en los templos del Señor abarca el sellamiento de los hijos a sus padres: DyC 138:47–48.
  • En la gran obra de los últimos días se incluye la construcción de templos: DyC 138:53–54.