Palabra de Sabiduría

    Ley de salud revelada por el Señor para el bienestar físico y espiritual de los santos (DyC 89), conocida comúnmente como la Palabra de Sabiduría. El Señor siempre ha enseñado principios de salud a sus seguidores. Le reveló a José Smith qué clase de alimentos se debían tomar y cuáles se debían evitar, al igual que la promesa de recibir bendiciones temporales y espirituales mediante la obediencia a la Palabra de Sabiduría.

    • No beberéis vino ni sidra, Lev. 10:9.
    • El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, Prov. 20:1.
    • No beberán vino y la sidra les será amarga a los que la bebieren, Isa. 24:9.
    • Daniel propuso no contaminarse con la comida ni con el vino del rey, Dan. 1:8.
    • Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él 1 Cor. 3:16–17.
    • Los borrachos no heredarán el reino de Dios, 1 Cor. 6:10 (Gál. 5:21).
    • Quien manda abstenerse de la carne, para que el hombre no la coma, no es ordenado por Dios, DyC 49:18–21.
    • Todas las cosas que de la tierra salen fueron creadas para usarse con juicio, no en exceso, DyC 59:20.
    • El Señor aconsejó a los santos no usar vino, bebidas alcohólicas, tabaco ni bebidas calientes, DyC 89:1–9.
    • Se decretan las hierbas, las frutas, la carne y el grano para el uso del hombre y de los animales, DyC 89:10–17.
    • La obediencia a la Palabra de Sabiduría trae bendiciones temporales y espirituales, DyC 89:18–21.