Selecciones de la Traducción de José Smith

TJS Génesis 48:5–11 (compárese con Génesis 48:5–6)

(Efraín y Manasés llegan a ser tribus de Israel; así como José de antaño salvó a su familia temporalmente, sus descendientes salvarán a Israel espiritualmente en los últimos días.)

  Y ahora, tus dos hijos, Efraín y Manasés, que te nacieron en la tierra de Egipto, antes que viniese a ti a la tierra de Egipto; he aquí, míos son, y el Dios de mis padres los bendecirá; como Rubén y Simeón serán bendecidos, porque míos son; por lo cual, por mi nombre serán llamados. (Así que fueron llamados Israel.)

  Y los que después de ellos has engendrado serán tuyos; por el nombre de sus hermanos serán llamados en sus heredades, en las tribus; por tanto, fueron llamados las tribus de Manasés y de Efraín.

  Y Jacob dijo a José: Cuando el Dios de mis padres se me apareció en Luz, en la tierra de Canaán, él me juró que me daría a mí, y a mi descendencia, la tierra por heredad perpetua.

  Por tanto, oh hijo mío, me ha bendecido al levantarte para que me seas por siervo, salvando a mi casa de la muerte;

  al librar a mi pueblo, tus hermanos, del hambre que era grave en la tierra; por lo cual el Dios de tus padres te bendecirá, así como al fruto de tus lomos, de modo que benditos serán sobre tus hermanos y sobre la casa de tu padre;

 10  porque tú has prevalecido, y la casa de tu padre se ha inclinado ante ti, así como te fue mostrado antes que fueses vendido para Egipto por las manos de tus hermanos; por lo que tus hermanos se inclinarán ante ti, de generación en generación, ante el fruto de tus lomos para siempre;

 11  porque tú serás una luz a los de mi pueblo, para librarlos de la esclavitud en los días de su cautividad; y para traerles la salvación, cuando estén completamente oprimidos por el pecado.