Traducción de José Smith Apéndice

TJS, Marcos 9:3. Compárese con Marcos 9:4

Juan el Bautista está en el monte de la Transfiguración.

3 Y les apareció Elías con Moisés, o, en otras palabras, Juan el Bautista y Moisés, y hablaban con Jesús.

TJS, Marcos 9:40–48. Compárese con Marcos 9:43–48

Jesús compara el cortarse una mano o un pie que nos fuere ocasión de caer con el discontinuar la compañía de personas que podrían conducirnos por mal camino.

40 Por tanto, si tu mano te hiciere tropezar, córtala; o si tu hermano te hace tropezar, y no confiesa ni renuncia, será talado. Mejor te es entrar manco en la vida, que teniendo dos manos, ir al infierno.

41 Porque mejor te es entrar en la vida sin tu hermano, que tú y tu hermano seáis echados al infierno; al fuego que no puede ser apagado, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.

42 Y además, si tu pie te fuere ocasión de caer, córtalo, porque aquel que es tu ejemplo, de acuerdo con el cual te conduces, si él llega a ser transgresor, será cortado.

43 Mejor te es entrar cojo en la vida, que teniendo dos pies, ser echado al infierno, al fuego que no puede ser apagado.

44 Por tanto, sosténgase o caiga todo hombre por sí mismo, y no por otro; o sea, no por confiar en otro.

45 Buscad a mi Padre, y será hecho en ese momento preciso lo que pidáis, si pedís con fe, creyendo que recibiréis.

46 Y si tu ojo que ve por ti, que ha sido designado para velar por ti e indicarte la luz, se vuelve transgresor y te fuere ocasión de caer, sácalo.

47 Mejor te es entrar en el reino de Dios con un ojo, que teniendo dos ojos, ser echado al infierno.

48 Porque mejor es que tú mismo seas salvo, que ser echado al infierno con tu hermano, donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga.