Selecciones de la Traducción de José Smith

TJS Lucas 3:4–11 (compárese con Lucas 3:4–6)

(Cristo vendrá tal como se ha profetizado a traer salvación a Israel y a los gentiles; en la plenitud de los tiempos, Él vendrá de nuevo a juzgar al mundo.)

  Como está escrito en el libro del profeta Isaías, y éstas son las palabras, que dicen: Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas.

  Pues he aquí, él vendrá, como se halla escrito en el libro de los profetas, para quitar los pecados del mundo, y para traer salvació n a las naciones paganas, para recoger a los que se han perdido, que son del redil de Israel;

  sí, aun a los dispersos y atribulados; y también para preparar el camino, y hacer posible la predicació n del evangelio a los gentiles;

  y para ser una luz a todos los que se hallan en tinieblas, hasta los confines de la tierra; a fin de llevar a cabo la resurrecció n de los muertos, y ascender a lo alto, para morar a la diestra del Padre,

  hasta el cumplimiento del tiempo; y serán sellados la ley y el testimonio, y nuevamente se entregarán al Padre las llaves del reino;

  a fin de administrar justicia a todos; para descender en juicio sobre todos, y para convencer a todos los impíos de sus hechos inicuos que han cometido; y todo esto en el día en que él venga;

 10  porque es un día de poder; sí, todo valle se rellenará, y se bajará todo monte y collado; y los caminos torcidos serán enderezados, y los caminos ásperos allanados;

 11  y verá toda carne la salvació n de Dios.

TJS Lucas 3:19–20 (compárese con Lucas 3:10–13)

(Se cuidaba de los pobres con la abundancia del tesoro; los publicanos [cobradores de impuestos] no debían tomar más de lo establecido por la ley.)

 19  Porque bien lo sabes, Teó filo, que conforme a la manera de los judíos, y según la costumbre de su ley de recibir dinero en el tesoro, para que de la abundancia que se recibiese, se suministrase a los pobres, a cada uno su parte;

 20  Y también los publicanos seguían esta costumbre, por lo que Juan les dijo: No exijáis más de lo que os está ordenado.