Segunda Epístola del Apóstol San Pablo a los Corintios

Capítulo 6

Hoy es el día de salvación — Los ministros de Dios deben andar rectamente y soportar todas las cosas — Los santos no deben unirse en yugo desigual con los incrédulos.

  Y así nosotros, como acolaboradores juntamente con él, os exhortamos también a que no recibáis en vano la bgracia de Dios

 (porque dice:En atiempo aceptable te he oído,y en el bdía de salvación te he socorrido;he aquí ahora es el tiempo aceptable; he aquí ahora es el día de csalvación).

 No damos a nadie ningún motivo de atropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado.

 Antes bien, nos recomendamos en todas las cosas como aministros de Dios, en mucha paciencia, en btribulaciones, en necesidades, en angustias,

 en azotes, en cárceles, en alborotos, en trabajos, en desvelos, en ayunos;

 en apureza, en conocimiento, en blonganimidad, en bondad, en el Espíritu Santo, en camor dno fingido;

 en palabra de verdad, en poder de Dios, con aarmas de justicia a diestra y a siniestra;

 por honra y por deshonra, por mala fama y por buena fama; como engañadores, pero veraces;

 como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, pero he aquí, vivimos; como castigados, pero no muertos;

 10 como entristecidos, pero siempre gozosos; como apobres, pero benriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, pero poseyéndolo todo.

 11 Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado.

 12 No estáis limitados por nosotros, sino que estáis limitados por vuestro propio acorazón.

 13 Pues, para corresponder del mismo modo (como a hijos os hablo), ensanchad también vuestro corazón.

 14 No os aunáis en yugo desigual con los incrédulos, porque, ¿qué tiene en común la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión tiene la bluz con las tinieblas?

 15 ¿Y qué concordia tiene Cristo con aBelial? ¿O qué parte tiene el creyente con el incrédulo?

 16 ¿Y qué aacuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el btemplo del Dios viviente, como Dios dijo:cHabitaré y dandaré entre ellos;y seré su Dios,y ellos serán mi pueblo.

 17 Por lo cual,aSalid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor,y no toquéis blo inmundo;y yo os recibiré,

  18  y yo seré para vosotros Padre, y vosotros me seréis ahijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.