Segunda Epístola del Apóstol San Pablo a los Tesalonicenses

Capítulo 1

En la Segunda Venida, el Señor Jesús castigará a los impíos.

 Pablo, y Silvano y Timoteo, aa la biglesia de los ctesalonicenses en Dios nuestro Padre y en el Señor Jesucristo:

 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

 Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es justo, por cuanto vuestra fe va creciendo mucho, y abunda el amor de cada uno de vosotros hacia los demás;

 tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las aiglesias de Dios, por vuestra bpaciencia y fe en todas vuestras cpersecuciones y tribulaciones que soportáis.

 Esto es una demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo apadecéis.

 Porque es justo para Dios pagar con tribulación a los que os atribulan;

 y a vosotros, que sois atribulados, daros areposo con nosotros, cuando se bmanifieste el Señor Jesús desde el cielo con sus poderosos ángeles,

 en llama de afuego, para dar bretribución a los que no conocen a Dios, ni cobedecen el devangelio de nuestro Señor Jesucristo;

 los que serán acastigados con eterna bperdición, separados de la presencia del Señor y de la gloria de su poder,

 10 cuando venga en aquel día para ser aglorificado en sus bsantos, y para ser admirado en todos los que hayan creído (por cuanto nuestro testimonio ha sido creído entre vosotros).

 11 Por lo cual, asimismo oramos siempre por vosotros, para que nuestro Dios os tenga por adignos del llamamiento, y colme de bondad todo buen intento, y toda obra de fe con poder,

 12 para que el nombre de nuestro Señor Jesucristo sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, por la agracia de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.