Epístola del Apóstol San Pablo a los Efesios

Capítulo 4

Hay un Señor, una fe y un bautismo — Los apóstoles y los profetas son esenciales para la Iglesia — Se exhorta a los santos a vivir rectamente — Ellos son sellados para el día de la redención.

 Yo, pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es adigno de la bvocación con que habéis sido llamados,

 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con apaciencia los unos a los otros en amor;

 solícitos en guardar la aunidad del Espíritu en el vínculo de la paz.

 Un acuerpo, y un Espíritu; como fuisteis también llamados a una misma esperanza de vuestra vocación;

 un aSeñor, una bfe, un cbautismo,

 un Dios y aPadre de todos, quien está sobre todos, y por todos y en todos vosotros.

 Pero a cada uno de nosotros dada fue la agracia conforme a la medida del don de Cristo.

 Por lo cual dice:aSubiendo a lo alto, llevó cautivos a los cautivos,y dio dones a los hombres.

 (Y eso de que subió, ¿qué es, sino que también había descendido primero a las partes más bajas de la tierra?

 10 El que descendió es el mismo que también subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo.)

 11 Y él mismo aconstituyó a unos bapóstoles; y a otros, cprofetas; y a otros, devangelistas; y a otros, epastores y fmaestros;

 12 a fin de aperfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la bedificación del cuerpo de Cristo,

 13 hasta que todos lleguemos a la aunidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un bvarón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

 14 para que ya no seamos aniños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de bdoctrina, por estratagema de hombres que, para engañar, emplean con astucia las artimañas del error,

 15 sino que, hablando la verdad en amor, crezcamos en todas las cosas en aquel que es la acabeza, a saber, Cristo;

 16 de quien, todo el cuerpo, bien ajustado y ligado entre sí por todas las coyunturas que lo sustentan, según la función adecuada de cada miembro, crece, edificándose en amor.

 17 Esto, pues, digo y testifico en el Señor, que no andéis más como los otros agentiles, que andan en la bvanidad de su mente,

 18 teniendo el aentendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la bignorancia que en ellos hay, por la dureza de su ccorazón;

 19 los cuales, después que aperdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.

 20 Mas vosotros no habéis aprendido así sobre Cristo,

 21 si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús,

 22 en cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del aviejo hombre, que está viciado conforme a los bdeseos engañosos,

 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

 24 y vestíos del anuevo hombre que es creado según Dios en la bjusticia y santidad de la verdad.

 25 Por lo cual, dejando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros.

 26 aAiraos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

 27 ni deis lugar al adiablo.

 28 El que hurtaba, no hurte más, sino atrabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué bdar al que padece necesidad.

 29 Ninguna apalabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de que dé gracia a los oyentes.

 30 Y no acontristéis al bSanto Espíritu de Dios, con el cual fuisteis csellados para el día de la redención.

 31 Quítense de vosotros toda amargura, y enojo, e ira, y gritos, y amaledicencia y toda bmalicia.

 32 Más bien, sed abenignos los unos con los otros, misericordiosos, bperdonándoos los unos a los otros, como también Dios os perdonó a vosotros en Cristo.