Epístola del Apóstol San Pablo a los Gálatas

Capítulo 5

Permaneced firmes en la libertad del Evangelio — Buscad la fe, el amor y también a Cristo y al Espíritu — Se enumeran las obras de la carne y los frutos del Espíritu.

 Permaneced, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo alibres, y no bvolváis otra vez a ser presos en el cyugo de esclavitud.

 He aquí, yo, Pablo, os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo.

 Y otra vez vuelvo a testificar a todo hombre que se acircuncida, que está obligado a cumplir toda la ley.

 Separados sois de Cristo los que por la ley os justificáis; de la agracia habéis caído.

 Porque nosotros, por el Espíritu, aguardamos por la afe la besperanza de la justicia.

 Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión avale algo, ni la incircuncisión, sino la bfe que obra por el amor.

 Vosotros corríais bien; ¿quién os estorbó para no obedecer la verdad?

 Esta persuasión no proviene de aquel que os llama.

 Un poco de levadura leuda toda la masa.

 10 Yo confío con respecto a vosotros, en el Señor, que no pensaréis de aninguna otra manera; pero el que os perturba cargará con la sentencia, quienquiera que sea.

 11 En cuanto a mí, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué padezco persecución todavía? En tal caso, se habría quitado el aescándalo de la cruz.

 12 Ojalá se mutilasen los que os aperturban.

 13 Porque vosotros, hermanos, a libertad habéis sido llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino aservíos por amor los unos a los otros.

 14 Porque toda la aley en esta sola palabra se cumple: bAmarás a tu prójimo como a ti mismo.

 15 Pero si os mordéis y os devoráis los unos a los otros, mirad que tampoco os destruyáis los unos a los otros.

 16 Digo pues: aAndad en el Espíritu, y no satisfagáis los bdeseos de la carne.

 17 Porque el adeseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisierais.

 18 Pero si sois aguiados por el Espíritu, no estáis bajo la bley.

 19 Y manifiestas son las obras de la acarne, que son: badulterio, cfornicación, dinmundicia, lascivia,

 20 aidolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, biras, ccontiendas, disensiones, herejías,

 21 aenvidias, bhomicidios, cborracheras, orgías y cosas semejantes a éstas, de las cuales os advierto, como ya os lo he dicho, que los que hacen tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 22 Pero el fruto del Espíritu es: aamor, bgozo, cpaz, dlonganimidad, benignidad, bondad, efe,

 23 amansedumbre, btemplanza; contra tales cosas no hay ley.

 24 Porque los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y concupiscencias.

 25 Si avivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

 26 No busquemos la vanagloria, irritándonos los unos a los otros, envidiándonos los unos a los otros.