Epístola del Apóstol San Pablo a los Hebreos

Capítulo 5

Para poseer el sacerdocio, los hombres deben ser llamados por Dios como lo fue Aarón — Cristo fue sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec — Jesucristo es el autor de la salvación eterna.

 Porque todo sumo sacerdote, tomado de entre los hombres, es constituido a favor de los hombres en lo que atañe a Dios, para presentar ofrendas y asacrificios por los pecados,

 y puede acompadecerse de los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de flaquezas;

 y por causa de ellas debe, tanto por sí mismo como también por el pueblo, presentar ofrendas por los pecados.

 Y nadie toma para sí esta ahonra, sino el que es bllamado por Dios, como lo fue cAarón.

 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo:Tú eres mi Hijo,yo te he engendrado hoy.

 Como también dice en otro lugar:Tú eres asacerdote para siempre,según el orden de bMelquisedec.

 aEl que en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.

 Y aunque era Hijo, por lo que apadeció aprendió la bobediencia;

 y habiendo sido aperfeccionado, vino a ser el autor de eterna bsalvación para todos los que le obedecen;

 10 anombrado por Dios bsumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

 11 De quien tenemos mucho que decir, y aes difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho lentos para boír.

 12 Porque debiendo ser ya maestros después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros principios de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de aleche, y no de alimento sólido.

 13 Porque todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de la ajusticia, porque es niño;

 14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por la costumbre tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal.