El Santo Evangelio según San Juan

Capítulo 8

Una mujer adúltera es llevada ante Cristo — Cristo es la luz del mundo — Él proclama nuevamente que es el Mesías — Los verdaderos hijos de Abraham creen en Cristo — Jesús dice: Antes que Abraham fuese, yo soy.

  Y Jesús se fue al monte de los Olivos.

 Y por la mañana volvió al templo, y todo el pueblo vino a él; y sentado él, les enseñaba.

 Entonces los escribas y los fariseos le llevaron una mujer sorprendida en aadulterio; y poniéndola en medio,

 le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio;

 y en la aley, Moisés nos mandó apedrear a tales mujeres; tú, pues, ¿qué dices?

 Mas esto decían tentándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en la tierra con el dedo. a

 Y como insistieron en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de entre vosotros esté sin apecado sea el bprimero en arrojar la piedra contra ella.

 E inclinándose de nuevo, siguió escribiendo en la tierra.

 Al oír esto, acusados por su aconciencia, salieron uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los últimos; y quedaron sólo Jesús y la mujer, que estaba en medio.

 10 Y enderezándose Jesús y no viendo a nadie más que a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado?

 11 Y ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te acondeno; vete, y bno peques más. c

 12 Y Jesús les habló otra vez, diciendo: Yo soy la aluz del mundo; el que me sigue no andará en btinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

 13 Entonces los fariseos le dijeron: Tú das testimonio de ti mismo; tu testimonio no es verdadero.

 14 Respondió Jesús y les dijo: Aunque yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio es verdadero, porque sé ade dónde he venido y a dónde voy; pero vosotros no sabéis de dónde vengo ni a dónde voy.

 15 Vosotros juzgáis según la carne, pero yo no juzgo a nadie.

 16 Y si yo juzgo, mi ajuicio es verdadero, porque no soy yo bsolo, sino yo y el Padre que me envió.

 17 Y en vuestra ley está escrito que el atestimonio de dos hombres es verdadero.

 18 Yo soy el que doy atestimonio de mí mismo, y el bPadre que me envió da testimonio de mí.

 19 Y le dijeron: ¿Dónde está tu Padre? Respondió Jesús: Ni a mí me conocéis, ni a mi Padre; si a mí me aconocieseis, también a mi Padre conoceríais.

 20 Estas palabras habló Jesús en el lugar de las ofrendas, enseñando en el templo; y nadie le prendió, porque aún no había llegado su hora.

 21 Y les dijo otra vez Jesús: Yo me voy, y me buscaréis, pero en vuestro apecado moriréis; a donde yo voy, vosotros no podéis ir.

 22 Decían entonces los judíos: ¿Acaso se irá a matar, que dice: A donde yo voy, vosotros no podéis ir?

 23 Y les dijo: Vosotros sois de abajo; yo soy de arriba; vosotros sois de este amundo; yo no soy de este mundo.

 24 Por eso os dije que moriréis en vuestros pecados, porque si no acreéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.

 25 Y le dijeron: Tú, ¿quién eres? Entonces Jesús les dijo: Lo que desde el principio os he dicho.

 26 Muchas cosas tengo que decir y juzgar de vosotros, pero el que me envió es verdadero; y yo, lo que he aoído de él, esto hablo al mundo.

 27 Pero no entendieron que él les hablaba del Padre.

 28 Les dijo, pues, Jesús: Cuando ahayáis levantado al Hijo del Hombre, entonces sabréis que yo soy, y que bnada hago por mí mismo, sino que, como el Padre me enseñó, casí hablo.

 29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado asolo el Padre, porque yo hago siempre lo que a él le bagrada.

 30 Al decir él estas cosas, muchos acreyeron en él.

 31 Dijo Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros apermaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis bdiscípulos;

 32 y conoceréis la averdad, y la verdad bos hará libres.

 33 Y le respondieron: Linaje de aAbraham somos y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?

 34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que comete apecado, besclavo es del pecado.

 35 Y el esclavo no se queda en la casa para siempre, mas el hijo sí se queda para siempre.

 36 Así que, si el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres.

 37 Sé que sois descendientes de Abraham; sin embargo, procuráis matarme, porque mi palabra no tiene cabida en vosotros.

 38 Yo hablo lo que he visto estando junto al Padre; y vosotros hacéis lo que habéis visto junto a vuestro padre.

 39 Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham. Jesús les dijo: Si fuerais ahijos de Abraham, las obras de Abraham haríais.

 40 Pero ahora procuráis matarme a mí, un hombre que os ha hablado la verdad, la cual he oído de Dios; eso no hizo Abraham.

 41 Vosotros hacéis las obras de vuestro padre. Entonces le dijeron: Nosotros no hemos nacido de fornicación; un padre tenemos, que es Dios.

 42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuera Dios, ciertamente me amaríais, porque yo de Dios he salido y he venido; pues no he venido por mí mismo, sino que él me envió.

 43 ¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis aoír mi palabra.

 44 Vosotros sois de vuestro padre el adiablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. Él ha sido homicida desde el principio y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de sí mismo habla, porque es bmentiroso y padre de la mentira.

 45 Y a mí, porque yo digo la verdad, no me creéis.

 46 ¿Quién de vosotros me acusa de pecado? Pues si digo la verdad, ¿por qué vosotros no me creéis?

 47 aEl que es de Dios, las palabras de Dios oye; por esto no las oís vosotros, porque no sois de Dios.

 48 Respondieron entonces los judíos y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros que tú eres samaritano y que tienes ademonio?

 49 Respondió Jesús: Yo no tengo demonio, antes bien honro a mi Padre; y vosotros me deshonráis a mí.

 50 Pero yo no busco mi agloria; hay quien la busca y juzga.

 51 De cierto, de cierto os digo que el que guarda mi palabra no verá la amuerte jamás.

 52 Entonces los judíos le dijeron: Ahora sabemos que tienes demonio. Abraham murió, y también los profetas, y tú dices: El que guarda mi palabra no agustará la muerte jamás.

 53 ¿Eres tú acaso mayor que nuestro padre Abraham, que murió? También los profetas murieron; ¿quién te haces a ti mismo?

 54 Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria no es nada; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios.

 55 Y vosotros no le conocéis, pero yo sí le conozco; y si digo que no le conozco, sería mentiroso como vosotros; pero le conozco y guardo su palabra.

 56 Abraham, vuestro padre, se regocijó de que avería mi día; y lo vio y se regocijó.

 57 Le dijeron entonces los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?

 58 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: aAntes que Abraham fuese, byo soy.

 59 Tomaron entonces apiedras para arrojárselas, pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, bse fue.