El Santo Evangelio según San Mateo

Capítulo 25

Jesús enseña la parábola de las diez vírgenes, la de los talentos, y la de las ovejas y los cabritos.

 a Entonces el reino de los cielos será semejante a diez bvírgenes que, tomando sus lámparas, salieron a recibir al cnovio.

 Y cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.

 Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aaceite;

 mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

 Y tardándose el novio, cabecearon todas y se durmieron.

 Y a la medianoche se oyó un clamor: He aquí el novio viene; salid a recibirle.

 Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron y arreglaron sus alámparas.

 Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite, porque nuestras lámparas se apagan.

 Pero las prudentes respondieron, diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden y comprad para vosotras mismas.

 10 Y mientras ellas iban a comprar, vino el novio; y las que estaban apreparadas entraron con él a las bodas; y se bcerró la puerta.

 11 Y después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, Señor, ábrenos!

 12 Mas respondiendo él, dijo: aDe cierto os digo que bno os conozco.

 13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir.

 14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que, partiendo lejos, llamó a sus siervos y les encomendó sus bienes.

 15 Y a uno dio cinco atalentos, y al otro dos, y al otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos.

 16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos.

 17 Asimismo, el que había recibido dos, ganó también otros dos.

 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor.

 19 Y después de mucho tiempo, volvió el señor de aquellos siervos e ahizo cuentas con ellos.

 20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me encomendaste; he aquí, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.

 21 Y su señor le dijo: Bien, buen asiervo y fiel; sobre poco has sido bfiel, sobre mucho cte pondré; entra en el dgozo de tu señor.

 22 Y llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me encomendaste; he aquí, he ganado otros dos talentos sobre ellos.

 23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

 24 Y llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre aduro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste;

 25 y tuve miedo, y fui y aescondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

 26 Y respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré y que recojo donde no esparcí;

 27 por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros y, al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con intereses.

 28 Quitadle, pues, el talento y dadlo al que tiene diez talentos.

 29 Porque al que tiene, le será dado y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será aquitado.

 30 Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el llanto y el crujir de dientes.

 31 Y cuando el aHijo del Hombre venga en su bgloria y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará sobre el trono de su gloria.

 32 Y serán reunidas delante de él todas las naciones; entonces aapartará los unos de los otros, como aparta el bpastor las ovejas de los cabritos.

 33 Y pondrá las ovejas a su aderecha, y los cabritos a la izquierda.

 34 Entonces el Rey dirá a los que estén a su derecha: Venid, benditos de mi Padre, aheredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.

 35 Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis;

 36 estuve desnudo, y me cubristeis; aenfermo, y me bvisitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí.

 37 Entonces los justos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te sustentamos?, ¿o sediento y te dimos de beber?

 38 ¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos?, ¿o desnudo y te cubrimos?

 39 ¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?

 40 Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo ahicisteis a uno de éstos, mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

 41 Entonces dirá también a los que estén a la aizquierda: Apartaos de mí, bmalditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.

 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber;

 43 fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.

 44 Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, o sediento, o forastero, o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te servimos?

 45 Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más apequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

 46 E irán éstos al atormento eterno, y los bjustos a la cvida eterna.