Epístola del Apóstol San Pablo a los Filipenses

Capítulo 1

Todo lo que le sucedió a Pablo hizo progresar la causa del Evangelio — Nuestra conducta debe ser digna del Evangelio.

 Pablo y aTimoteo, bsiervos de Jesucristo, a todos los santos en Cristo Jesús que están en Filipos, con los cobispos y los ddiáconos:

 Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

 Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de vosotros,

 siempre en todas mis oraciones, ruego por todos vosotros con gozo,

 por vuestra hermandad en el evangelio, desde el primer día hasta ahora,

 estando convencido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la aperfeccionará hasta el día de Jesucristo;

 como me es justo sentir esto de todos vosotros, por cuanto os tengo en el corazón; y en mis prisiones, y en la defensa y aconfirmación del evangelio, sois todos vosotros participantes conmigo de la bgracia.

 Porque Dios me es testigo de cómo os amo a todos vosotros con el aentrañable amor de Jesucristo.

 Y esto pido en oración: que vuestro aamor abunde aún más y más en conocimiento y en todo discernimiento,

 10 para que aquilatéis lo mejor, a fin de que seáis asinceros e irreprensibles para el día de Cristo;

 11 llenos de frutos de ajusticia, que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

 12 Y quiero, hermanos, que sepáis que las cosas que me han sucedido, han redundado en el mayor progreso del evangelio;

 13 de tal manera que mis prisiones en Cristo han sido evidentes en todo el apretorio, y a todos los demás;

 14 y la mayoría de los hermanos en el Señor, cobrando ánimo con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin atemor.

 15 Y algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros, de buena voluntad.

 16 Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones;

 17 pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

 18 ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me regocijo, y aún me regocijaré.

 19 Porque sé que por vuestra aoración y la suministración del bEspíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación;

 20 conforme a mi ferviente anhelo y aesperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien, con todo denuedo, como siempre, ahora también será bengrandecido Cristo en mi cuerpo, ya sea por vida o por muerte.

 21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

 22 Pero si el vivir en la carne me es fructífero para la obra, entonces no sé qué escoger;

 23 porque por ambas cosas me siento apremiado, teniendo el deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es mucho mejor;

 24 pero aquedarme en la carne es más necesario por causa de vosotros.

 25 Y convencido de esto, sé que me quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros, para provecho vuestro y gozo de la fe,

 26 para que crezca vuestro regocijo por mí en Cristo Jesús, por mi visita otra vez a vosotros.

 27 Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que, o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que aestáis firmes en un mismo espíritu, bcombatiendo cunánimes por la fe del evangelio,

 28 y en nada intimidados por los que se oponen, aque para ellos ciertamente es indicio de perdición, mas para vosotros de salvación; y esto, de Dios;

 29 porque a vosotros os es concedido por Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que apadezcáis por él,

 30 teniendo el mismo conflicto que habéis visto en mí, y ahora oís que hay en mí.